Monica Landini

Mi ruego

¡Oh Señor!, abrazarte para siempre

ligando fiel mi corazón al tuyo;

enlazándome a ti, sin distraerme

en los sombríos laberintos suyos.

 

Comer sólo el maná de tus palabras

ignorando la voz de mis instintos,

siervos, en yugo que el pecado labra

tras seducirlos en su cruel recinto.

 

Conociendo tu fuente inagotable,

cuyas aguas resuelven mis desiertos,

cual duna sedienta, igual de inestable,

sigo recayendo hacia pozos muertos.

 

No quiero traicionarte y te traiciono.

Deseando obedecerte, me rebelo.

Creyendo estar muy firme, me desplomo.

Inútil vasija. Pedregoso suelo.

 

Con piedad infinita me demuestras

que mis nobles esfuerzos son vapor.

Que mi ardiente faena es obra muerta;

harapos indignos, sin ningún valor.

 

Del precario aposento en que se gesta,

suba a ti, perpetuo, mi tenaz clamor;

pues todo mi sustento está en tu diestra

y no tengo otro amparo que tu Amor.

Comentarios2

  • Marke Sanz

    No quiero traicionarte y te traiciono.
    Deseando obedecerte, me rebelo.
    Creyendo estar muy firme, me desplomo.
    InĂștil vasija. Pedregoso suelo.


    la hoestidad y la sinceridad es lo ke mas me cautivo de tu poema. Gente ke se expresan a Dios asi, de verdad, ke me impactan

    gracias por compartir

    saludos desde miami
    juan s

  • Monica Landini

    Muchas gracias por tu visita y tus palabras. Esa es mi ordinaria y sencilla realidad cotidiana...

    Dios te bendiga!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.