RodrigoCanetti

Lugar inexplorado, llamado fantasía

Allí donde con estrépito convergen

las bravas olas de mi mente,

allí donde la confusión hiriente

suplica perdón a la muerte,

allí donde amar no es suficiente,

donde mi alma ya no siente,

vi un espejo, sin haberlo visto realmente.

 

¿O no fue espejo y fue ilusión?

¿Y si fuera fuego y no razón?

Mas, ¿qué más da el contenido

de ese debate sin sentido?

¿Importa acaso el resultado

de un tema tan tratado?

¡Pues no! Piensa la mente,

¡Mas sí! Op ina el corazón.

¡Discusión de eterna confusión!

Y sin variar, sin conclusión

mañana volveremos a la misma situación.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.