corazonazul

¿Para que un rayo de luz?

Con una oscuridad cegadora caminaba por senderos

Tanteando entre las sombras con instintos poco certeros;

El camino que recorría no podía verlo

Por lo tanto tropezaba sin ir muy lejos…

 

Sin visión alguna a ciegas iba

Y en las redes de la soledad preso caía

Me aprisionaba la tristeza y el dolor se aprovechaba,

Me despojaba de la alegría y de mi alma se apoderaba…

 

No podía ver nada hacia adelante,

Pero me armaba de valor e intentaba levantarme,

Daba un paso o dos y tropezando caía otra vez,

Me di cuenta que necesitaba luz, para el camino poder ver

 

Y empecé a querer un rayito de luz que me iluminara,

A Dios se lo pedí, mientras por mi mismo lo buscaba

Trate y no hallaba, rebusque y no encontraba

Y cuando creía encontrarlo, en tinieblas me resultaba…

 

 

Agotado por la búsqueda, agobiado por el dolor

Me preguntaba por qué tan difícil era el camino del amor

Lloraba desconsolado, exigiéndole a Dios ese rayito de luz

Y lo llene a cada hora de peticiones en multitud

 

 

Mas el callaba y yo no entendía por que

Seguía orando día y noche sin ponerme de pie

Y ahora entiendo que el tan sabio nada me decía

Porque quería sorprenderme con más de lo que yo pedía…

 

Aunque al principio me costó darme cuenta de la verdad

Lo que había puesto delante de mí era para a mi oración contestar,

Las lágrimas empañaban mis ojos y aun no me dejaban ver

El regalo más grande que jamás pensé tener.

 

Pero aun así brillaste y mi atención llamaste

Y mis lágrimas frenaste y las secaste

Y Dios me dijo: ¿para que un rayo de luz?

¡Si un sol es lo que mereces tú!

 

Y ahora estas delante de mí con tu hermosura

Con tu delicadeza y la más dulce ternura

¡Estoy agradecido con Dios por ti mi sol!

Si te alejares de mí a oscuras quedo yo…

 

Eres mi sol propio no tengo más que buscar

Estas aquí a mi lado y jamás te voy a dejar

Eres muy valiosa y no te pensaría cambiar

Ni Por todo el oro del mundo si quisieran negociar

 

Mantente siempre así brillante

Con tu amor radiante

Que si yo soy tu cielito

¡Ya tú sabes que tú eres… mi solecito!

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.