Leandro Rodríguez Linárez

(Intitulado XXXI)

Y entonces amor existo indefiniblemente… tu nombre sale de mi boca como una llama etérea, con cuerpo y sabor de adicción irrevocable. Así, arde todo a mí alrededor, arde mi casa, arden las sombras, arden las personas, arde la luz, mi cama ausente de ti. Existo, en estos incendios en que solo te menciono, a ti, nada más.

LRL

20-6-2011

Comentarios1

  • Alma-tuya

    Sencillamente bello y bello por sencillo..!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.