Blas Roa

Musa

Musa de mis escritos,

grafito de mi boca,

sonata que me alborota,

sustancia de los encantos.

En el muelle de los espantos

haces fiesta y haces cama,

para perlas noctambulas

que bailan a tres cuartos...

Permita tu dios la tertulia,

que abrace tu espacio vacío,

mas tuyo que mio

y mas mio el romance.

Quiera el tiempo que te alcance

a ese tu paso de caracol,

mas despierto que dormido.

entona Serrat que a su camino

solo le hace falta caminante.

Yo me voy vociferante

a un palmo de tu ombligo...

Y levantar mi garita

entre la braga y la piel

de las hectáreas de tus rincones.

 Musa  de mis noches

canción craquelada en el archivo,

pide perdon mi visita.

yo te quiero decente 

ante la gente ...

y menos gente en mi cama,

si dejas marcas en mi cara

no me beses la frente.

Ni me borres del presente,

a la cuaresma le sobraron 

sus borrachos cuarenta Días.

A mi silencio le sobro prudencia

a tus manos decadencia,

a las lágrimas un pañuelo.

Musa de mis tardes,

grítame al oído un parpadeo,

en tu cuello camafeos...

En tu rostro se ve el de un ángel,

en tu voz un leve esmalte,

de pomarrosa y teflón.

Carismática con la fauna,

aurinegra de corazón,

musa de mi leña,

whisky en mi diapasón.

inmaculada porcelanosa

con un beso contra la almohada,

un crisantemo en el florero,

un cenicero de gris escarcha.

 

Blas Roa

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.