Manuel Ayuste

Yo sonreía

Oh, triste soledad,

Que nadie te quiere,

Te impones con autoridad,

Y envejeces los cuerpos,

Y con tus lágrimas,

Te enorgulleces,

Nunca abandonas el propósito de la ignorancia,

Y rompes la alegría.

 

Y en las noches ya ni deseas ni sueñas,

Todo es triste,

Melancolía,

No encuentras apoyo,

Tú eres la que no ayuda a sonreír,

Porque solo son sombras,

Y la primavera,

Ya no importa,

Porque no ves crecer la hierba.

 

Todo triste, soledad,

Que invades el alma,

Porque tú eres triste,

antes de conocerte yo sonreía,

ahora en mis días ya no me abandonarás.

 

Sin conocerte, nunca me abandonaste,

Triste soledad.

 

Ya nada importa,

Todo termina, en la soledad.

Y el alma viajará donde nace el sol,

Y ya nunca habrán sombras.

 

Por fin, libre como el viento,

La libertad de la alegría,

Y vuelve la sonrisa.

Comentarios3

  • maldiablo

    hermoso y muy triste , demasiado para esta alma que ha sentido tanto .. y a vivido poco ....
    Sin conocerte, nunca me abandonaste,

    Triste soledad.


    ella nunca nos abandonara , nunca .....
    saludos sigue asi .

    • Manuel Ayuste

      te agradezco tu atencion.un saludo. manuel.

    • Carmen Angelical

      Cuanta soledad y tristeza, que nunca te abandono es muy triste
      Excelentes letras que llegan al corazon
      Un saludo cordial
      Carmen

      • Manuel Ayuste

        te agradezco tus palabras. un abrazo. tu amigo Manuel.

      • Esther Velázquez Tipacamú

        muy lindo poema, y creo que somos muchos a los que la soledad no los abandona. Felicidades, hermosos versos.

        • Manuel Ayuste

          te agradezco tus palabras. un abrazo . Manuel



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.