Pablo Diaz

Nocturnal.

Agoniza, la tarde. El

crepúsculo, trae en sus

gafas oscuras, pintado el

funeral de un pedazo del

  día y enmarca, en su

mirar, los débiles reflejos

de un sol que ya se

ausenta.  

 

Murió la tarde, de rabia,

 sin que dejara penas; sus

 ojos abría y abría algo así

como enfadada y, aunque

nunca dijo nada,

mostrábase angustiada

porque la inmensa

negrura su mirada

 apagaba.

 

El afloro de la noche, hizo

que cambiara todo;

sepultó con su sonrisa a

todo un día, ya viejo,

renombrando el

surgimiento de espacio

real de tiempo y localizó a

la luna que se encontraba

extraviada.

 

Murió la tarde y no hay

 duelo; al contrario, todos

se visten de fiesta o se van

a descansar, todo es risa y

 alegría por ver la noche

llegar, porque comience la

 luna a enamorar a su

mar.

 

PABEDIZ…

13/06/2011

Comentarios3

  • Maria Isabel Velasquez

    Murió la tarde y no hay
    duelo; al contrario, todos
    se visten de fiesta o se van
    a descansar, todo es risa y
    alegría por ver la noche
    llegar, porque comience la
    luna a enamorar a su
    mar.

    PRECIOSO ¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    POR LO GENERAL ACOSTUMBRO RESALTAR LO QUE MAS ME GUSTA HOY FUE DIFICIL ......LO QUE RESALTE ME DEJO CON EL CORAZON ALEGRE
    ME ENCANTO LEERTE
    ABRAZOS DTB



    • Pablo Diaz

      Gracias, hermana; tu expresión me deja más que complacido.
      Recibe un saludo sincero y, en él, un fuerte abrazo.

    • pisuca

      muy buena inspiracion celebrar cuando cae el sol y el cielo vario pinto forma un mural de colores
      se marcha el atardecer dejando a la oscura noche
      así alcanzamos a ver la luz de las estrellas , la luna y la de los sueños de nuestros corazones .
      Mis saludos

    • BlancaEugenia

      Mi estimado amigo Pablo...belleza de poema muy romántico

      Un abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.