Blas Roa

El cielo del infierno

Se fue de traje el infierno,

en fino lino al abordaje.

Se fue chupando los linajes

que destrona el humilde cordero.

 

Llego sin nota en sus gualdrapas

en fina suela sobre la cazuela,

adonis de chicas y abuelas...

Se fue furtivo entre las guapas.

 

quienes lo vieron se persignaron,

Ave María, Queen de las Reinas...

satín dorado en pudín de mierda,

si no lo vieron, lo preguntaron.

 

Se paseo el infierno por las calles

del azul cielo que lo esperaba,

se hizo la cruz en su coartada...

huellas de tercer grado por el valle.

 

El cara dura del pesado Dante...

echo risas de antojo en guasa,

el alto cielo no se fía de su carcasa

y lo toma de la nuca con un guante.

 

Se fue de juerga el calenturano,

Satanás! lo apoda una chismosa,

se queja el esposo de su esposa...

na hay ángel que le estreche mano.

 

El cachondo añil de fino traje...

disfruta su estadia en el cielo,

hay que ver su desconsuelo,

vio una dama el infierno de Dante.

 

Chupa el almíbar de su osadía,

le invita al ángel una copa...

su nombre como las letras de una sopa,

le dibuja en la servilleta la María.

 

Se la lleva al hotel de paso,

que no se enteren San Pedro y Dios..

En el cielo del infierno se encuentran dos,

que a la moral le perdieron caso.

 

Blas Roa

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.