Silvipebels

El corazón es quien manda...

como puedo no escuchar mi corazón

si es que late cada día por tu amor

yo no puedo evitar el consolarte este día

aunque sufres al parecer por otro amor

y con palabras acaricio tus heridas

aunque deje entrever mi gran amor

no me importa lo que duelan mis heridas

si tan solo yo consigo aliviar tu corazón

es que no supe distinguir lo que decías 

entre líneas tu deseo de hacer público el amor

que a tí y a mí nos uniría como decías

para siempre toda la vida nuestro amor

no imaginé que era por eso que sufrías

y descubrí al consolarte que escondida

vive en tí aún muy fuerte encendida 

la llamita inmensurable de tu amor

qué tonta fui al creer que te perdía

y a escondidas sufría por tu desamor

y creí lo que tu boca me decía

sin escuchar lo que realmente repetían

al unísono tú y mí corazón.

 

Comentarios1

  • Silvipebels

    Gracias poeta, es que si se ama de verdad, uno quiere ver feliz a esa persona. Yo no sé si ese otro amor existió de verdad, o sí solo caí en su juego. Lo importante es que descubrí, que aún me quiere, y sólo me siento feliz. Un gran abrazo poeta. Si para amar hay que estar loco, bienvenida la locura...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.