Abel Niquinga Ruiz

...reporte de centinela...

...reporte de centinela...


...eventos especiales desde la guardia...

...caminan unos ojos hacia el altar...

...la sombra se divisa en el rodeo...

...una santa se dibuja de manglar...

 

...no tengo la palabra del desierto...

...solo un encierro que impuso el jaguar...

...hay estacas en el cielo del tormento...

...son besos que derraman heridas...

 

...mienten las palabras te quiero... 

...si el deseo va más allá...

...la sonrisa es un atuendo...

...que sirve para consumir tu manjar...

 

...no es el miedo que me invita...

...a curiosear la hechura de tu telar...

...son los hábitos de tu cintura...

...mojadas almohadas, con gritos de cortina...

 

...aquella ventana otorga la bendición...

...en cada alba que vigilo como ruiseñor...

...es una mano extraña, que tiene rostro de pasión...

...me tiene extravíos, que anhela cualquier mirón...

 

...ansío ser el sainete de la cordura…

…que dibuja tu reputación que tortura…

…tu media luna de molduras abriga…

…aquello que se ve a ciegas…un dolor…

…se siente a tientas…un sabor…

…se frota a rabietas…un calor…

…se muerde con lengua…un ardor…

…se impulsa con boca abierta…un sermón…

…se titula en la espalda…un rencor…

…se guarda en las canas…un fragor…

…se rubrica en la falda…a quien corresponda…

 

VÍCTOR ABEL NIQUINGA RUIZ

10 junio 2011   6h42

Comentarios1

  • nellycastell

    Me encantó este poema, jamás habia leido un reporte tan especial de un centinela tan apasionado y que en ningun momento se puede ver un amor deseperado, en cambio ahí esta el erotismo bien plasmado, me gustó y lo llevo lo voy a copiar amigo. Desde mi rincón te saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.