cristopher antonio moraga

Ocaso de martes

Entre cada minuto del día,

atrapado en los murmullos de la tarde,

atrapado entre las hojas del calendario;

atrapado, sin verte toda una semana.

 

Se deshoja hoja por hoja mi cuaderno,

y todos los versos son solo tuyos,

estoy sentado en la acera

bajo el flamenate ocaso de martes.

 

Aquí sentado en la acera,frente a mi casa,

viendo como el martes humea;

aquí bajo el agónico día de martes,

de tanto extrañarte creo morir con Él.

 

Ahora va más lento el día,

a oscuras los segundos entran en querellas

y difuso el día se vuelve eterno,

solo logra acrecentar mi agonía.

 

Es martes y el sol ya descansa,

ahora titilan las estrellas con su nluna

y sigo aquí, sentado, solo,

de la mano con tu recuerdo, una pluma y mi cuaderno.

Comentarios1

  • Dulce condena

    Muy buen poema amigo te felicito
    me gusto mucho, esa espera que parece eterna
    los segundos que se alargan y las noches
    que se desesperan.

    Abrazos

    • cristopher antonio moraga

      ... gracias por comentar, y si... es desesperante esperar hasta ese momento en que vuelves a ver atu amad@... te desesperas... !!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.