mirada

Espera un Poco



No desabotones mi blusa,

Deja tus manos quietas

Aun no lo he decidido, quizás corra

Para no cargar mí conciencia

 

Y miro mí alrededor

Preguntándome que hago aquí,

Si no fuera por esta pasión loca

Que me ha  arrastrado hacia ti.

 

Déjame solo un momento

Que mis ideas aclare,

Creo que estoy traicionando,

Que hago todo lo opuesto.

 

Pero te miro y se

Que no habrá otro momento,

Que mi cuerpo se deleite

Con tu piel y tus besos.

 

Que es difícil no pecar

Pero más difícil es no probar,

Esa miel que te tienta

Y te envuelve a tomar.

 

Que pasara después,

Que nuestros cuerpos despierten

Del éxtasis vivido,

Te pediré nuevamente a que

Me busques para encarcelarme

En tu cuerpo libido.





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.