linda abdul baki

Karma: la rueda que ata, por Kirpal Singh

 

 

 

Karma: la rueda que ata, por Kirpal Singh

 

Por ley de la naturaleza tenemos que rendir cuentas y ser compensados por cada pensamiento, cada palabra y cada acción. Cada causa tiene un efecto y cada acción desencadena una reacción. Saquen la raíz de la causa y el efecto desaparecerá. Es lo que han hecho los Maestros que han trascendido estas leyes, pero todos los demás están atados por los lazos del karma, el cual es el origen de la existencia física y el astuto invento de la naturaleza para mantener esta existencia. La ley del karma hace que se nos pague ‘ojo por ojo y diente por diente’ en forma de alegría o sufrimiento. Es el látigo aguijoneante en las manos ocultas de la naturaleza.

La mente contrae karma, coloca una cubierta sobre el alma y gobierna al cuerpo a través de los órganos y los sentidos. Aunque es el alma la que imparte fuerza a la mente, esta última, por el contrario, ha logrado soberanía y está gobernando al alma.

El control sobre la mente es entonces el primer paso hacia la espiritualidad. Victoria sobre la mente es victoria sobre el mundo. Aun los yoguis y místicos realizados que pueden trascender a altas regiones espirituales, no dejan de ser tocados por la mano del karma. Los Santos clasifican los karmas en tres grupos diferentes, como sigue:

1. Sanchit (almacenados): Acciones buenas o malas que están registradas en nuestra cuenta como ganadas y contraídas en todos los cuerpos anteriores del orden de la Creación, contando desde el día de la primera aparición de vida en la tierra. Pero, ¡ ay!, el ser humano no sabe nada de ellos y de su magnitud. 

2. Prarabdha (destino): Karmas que forman el resultado y efecto de acciones del pasado, que han dado al ser humano el cuerpo actual y que tienen que ser pagados en esta misma vida. Las reacciones de estos karmas vienen a nosotros inesperada e imperceptiblemente y por tanto, no tenemos control alguno sobre ellos. Ya sea bueno o malo, tenemos que tolerar y soportar este karma, riendo o llorando, como mejor nos convenga.

3. Kriyaman (cuenta de nuestras acciones en el cuerpo actual): Este es diferente de los dos grupos arriba mencionados, ya que aquí el ser humano es libre de hacer exactamente lo que le plazca, dentro de ciertos límites. Sabiéndolo o no sabiéndolo, las acciones ejecutadas y que quedan bajo esta clasificación, dan su fruto. El resultado (le algunos de estos karmas los cosechamos antes de morir y el resto es transferido a la bodega Sanchit.

 

El karma es la causa del renacimiento y cada nacimiento, a su vez, es seguido de la muerte. Así, continúa el ciclo de goces y de sufrimientos, los cuales son los compañeros del nacimiento y de la muerte.

“Así como piensas, en eso te conviertes” es una ley inalterable de la naturaleza por la cual este universo existe. Ninguna cantidad de integridad o de genio puede absolver al ser humano mientras haya el más ínfimo trazo de karma. La ignorancia de la ley no es excusa; y aunque bajo circunstancias especiales puede haber alguna concesión o relajamiento en las leyes hechas por el hombre, no existe esa concesión en las leyes de la Naturaleza. La oración, confesión y sacrificio pueden dar alivio temporal a la mente, pero no pueden aniquilar el karma. Todo el karma debe ser eliminado total mente antes de poder obtener la salvación permanente.

Similarmente, también la filosofía del karma tiene un lugar específico en el sistema de la ciencia espiritual. Pero de ninguna manera debe ser usado para inducir morbosidad y crear un espíritu de frustración entre los iniciados y no iniciados.

El ser humano es el hacedor de su propio destino.

Aunque no podemos alterar el pasado, sin embargo, podemos forjar el futuro lo mejor que podamos. “Hasta aquí y no más”, es el límite que el Maestro traza para cada uno de nosotros y por ninguna razón debe ser transgredido.

Es nuestra evolución kármica del pasado la que nos hace girar bajo Su divina Voluntad. Estamos confinados dentro de ciertos límites debido al karma del pasado y somos libres dentro de ciertos límites.

Podemos hacer el mejor uso de nuestros karmas libres para cambiar nuestro curso, para seguir adelante en nuestro camino espiritual.

-Ahora que nuestro destino nos ha traído aquí, ¿cómo podemos sacar el mejor provecho de la vida humana?- NO deberíamos plantar más semillas (acciones que como consecuencia traen reacciones). Cualquier cosa que suceda en la vida debido a acciones pasadas, debería ser soportada con alegría. La felicidad y la desdicha vendrán, pero el discípulo nunca debería sentirse descorazonado. Los grandes dirigentes espirituales también pasan por experiencias similares, pero sin sufrir los efectos punzantes. Mi Maestro solía decir: “Tú no puedes quitar todas las espinas que tú mismo has diseminado en tu camino, pero sí puedes usar botas gruesas como protección

La tarea de salvarnos de las reacciones alma cenadas por nosotros debería ser considerada seriamente, pues sólo en la forma humana tenernos alguna oportunidad de inactivarlas Los Santos que vienen, -perdónenme, también Ellos abandonan el cuerpo al momento de la muerte- también ellos obtienen riqueza o pobreza, pero siempre evitan las acciones que provocarán reacciones.

 

Aquél que es de un solo color, goza libertad perpetua;

No se pelea con nadie.

 

Tiene comprensión correcta; tiene conciencia total de la unidad de toda vida. Permanece sin ser afectado por cada fase pasajera de la vida, mientras que Las ondas en la superficie del océano de la vida vienen y van. Trabaja incesantemente sin descansar en este campo de acción, sin embargo, está por encima de los efectos de la acción.

El significado de las palabras neh-karma es: ejecutar acciones permaneciendo sin actividad propia; así que, aquellos que no puedan ver los verdaderos hechos, no pueden convertirse en ‘neh karma’.

Únicamente viendo la acción del Señor en todo podemos lograr este estado. ‘Neh-karma’ es aquél que está conectado conscientemente con el Verbo. -Cuando uno se ha convertido en un colaborador consciente del Plan Divino, todas las acciones pasadas, sanchit-karmas (almacenadas), son borradas, aniquiladas-. Si La persona que estaba saboreando (viviendo) las acciones ya no está aquí, entonces ¿ quién está aquí para saborearías y ser responsable de ellas?

Cuando existe el sentido del “yo”, tenemos que recibir los resultados de nuestras acciones. Una persona puede afirmar: “Yo no soy el hacedor”, pero dentro de los pliegues de su corazón, no puede creerlo y continúa considerando que ella lo está haciendo todo, y por consiguiente, tiene la responsabilidad de todas sus acciones y de las reacciones consecuentes. Si se convierte en un consciente colaborador del Plan Divino y sabe que ella hace sólo lo que Dios desea, ¿ cómo puede cargar el peso de acción alguna? -Entonces, ser ‘neh-kar ma’ debería ser nuestro ideal en la vida, y esto significa la salvación-.

Estamos a merced de nuestras acciones y cualquier cosa que hagamos, establece una accion-reaccion. Las buenas acciones engendran buenas acciones; malas acciones engendran malas reacciones. En el Gurbani (libro de los preceptos de los Gurús sikhs) está escrito: “No culpen a otros, culpen a sus propias acciones del pasado”.

Hermanos, no culpen a nadie. Ustedes obtuvieron esta forma humana como resultado de sus karmas Prarabdha (el destino gobernando el molde de esta misma vida) ; es el buen fruto de nuestro pasado.

Cualquier cosa que tengan que dar y recibir de vidas pasadas, tiene que pagarse ahora (en esta vida). Tienen que tomar o recibir de algunas personas y dar a otras. A veces, al dar algo a cierta persona, sentimos el calor del amor dilatándonos el corazón, y en otras ocasiones damos con odio o de mala gana. Esta es la reacción del pasado. Uno es rico, otro pobre. Unos somos amos, otros sirvientes. En resumen, son seis las cosas sobre las cuales el ser humano no tiene control: vida, muerte, pobreza, riqueza, honor y deshonor. Todas se hallan completamente más allá de nuestro control.

Las buenas acciones traerán sin duda una recompensa, pero aun así, ustedes serán prisioneros. Posiblemente algunos irán a una prisión clase ‘A’; otros a la clase ‘B’ y otros a una prisión clase ‘C’. Puede ser que algunos gocen de placeres de otros mundos. Cielo e infierno vendrán una y otra vez, pues este círculo no puede romperse a menos que salgamos de la ilusión.

Venimos a este mundo únicamente para saldar nuestras cuentas antiguas de “dar y recibir”. Todas nuestras relaciones, padre e hijo, esposo y esposa, madre e hija, hermano y hermana y viceversa, son el resultado de reacciones kármicas del pasado. Se dice que la pluma del destino se mueve de acuerdo con nuestras acciones.

Cosechamos lo que sembramos

Venimos con nuestro destino escrito en la frente: hasta nuestro propio cuerpo es el resultado de nuestros karmas, y muy acertadamente se dice que es Karman sharir (cuerpo de karmas) ; es el destino el que forja nuestro molde. Sin el cuerpo físico no puede haber acciones y sin acciones no puede haber cuerpo. Por tanto, nos corresponde pasar nuestros días felizmente y dar sin rencor lo que tenemos y debemos dar, pues no hay escape de ello. Tenemos por supuesto, que tener cuidado de no crear nuevas reacciones y sembrar semillas nuevas. Este es el único modo de salir de las profundidades abismales del océano kármico.
… Es una idea errónea el esperar que después de la iniciación cambiaran los acontecimientos de este mundo, de tal manera que las amarguras jamás surgirán en tu camino. Los altos y bajos vienen como resultado de las reacciones de nuestras propias acciones. Tenemos que afrontarlas y saldarlas. Sí huyésemos de ellas, las deudas permanecerían sin ser liquidadas. -Hemos sido unidos a nuestra familia y parientes por la voluntad de Dios y por los karmas del destino (prarabdha), y deberíamos aceptar las condiciones con alegría. Únicamente aquel que conoce en verdad, paga gustoso a lo largo de su vida. -¿ Quién sabe cuántas dificultades se deben a nuestras deudas pendientes?-.

Si ustedes han succionado la sangre de alguien ahora (es decir, haciendo daño), en la próxima vida esa misma persona les hará daño a ustedes. Aparentemente parece ser que: “él me hace daño, es un tirano, es cruel; pero, ¿quién sabe cual es la reacción del pasado?

…Lamento el estado de tus asuntos personales cuando te sientes lastimado y confundido. La vida actual terrenal está basada principalmente en la reacción del karma del pasado que determina el dolor y el placer, la salud y la enfermedad, el honor y el deshonor. Sin embargo, una vida bien planeada y disciplinada, basada en la beatitud espiritual, ayuda ofreciendo nueva perspectiva de paz y de armonía. Los altibajos son características normales de la vida terrenal y deberían ser considera dos con el espíritu de que son fases pasajeras. Debería seguirse alegremente el principio dorado de aceptar las penas y las alegrías de la vida con un espíritu de estabilidad y equilibrio mentales; ya que son para nuestro beneficio espiritual, deberían aceptarse con alegría.

…Al igual que un banco en liquidación que tiene que rendir cuentas de cada centavo y pagarlo, la vida de un iniciado es para liberar al alma de las deudas kármicas del pasado. Si aceptas todos los sucesos con un espíritu de comprensión correcta, serás más positivo, feliz y optimista. Los decretos del cielo no están sujetos a error. Sin embargo, el perdón divino está invariablemente teñido de misericordia. Una persona espiritualmente desarrollada supera todas las dificultades de la vida material, fusionando su voluntad en la del Señor.

Cuando vienen los Maestros, no alteran los karmás del destino (prarabdha) , aunque en cierta manera lo hacen: Empiezan dándole alimento al alma. Para alimentar al cuerpo físico, tenemos que comer y beber. Para fortalecer al intelecto, leemos, escribimos y pensamos. Todas estas palabras son alimento para el intelecto.

El alma es alimentada sólo con el Pan de la vida que es la experiencia del Más Allá. Con tal alimento se fortalece el alma, y a pesar de que lleguen la miseria y el dolor, no tendrán un efecto tan grande. Si tenemos que caminar por un sendero lleno de espinas, pero nos ponemos gruesas botas, no sentiremos las espinas. Digamos que hay diez personas que son golpeadas físicamente. Una de ellas es muy débil, y después de haber recibido unos golpes ligeros, se cae. Otras personas admiten que también fueron golpeadas, pero que no lo resintieron tanto. Similarmente, si el alma es fuerte, aunque la felicidad o la desdicha le lleguen, los efectos no serán drásticos.

Pregunta: ¿ Podemos superar las impresiones kármicas del pasado?

Maestro: Las reacciones kármicas que están dando fruto no las pueden suprimir; usen botas gruesas para protegerse de los efectos punzantes de las espinas. En lo que respecta a la muerte del individuo, tiene que morir, morirá, debe morir. Así que, las reacciones kármicas del pasado que están fructificando, no pueden ser detenidas, pero ustedes pueden estar en una posición tal, que las mismas no los lastimen con lo punzante de su aguijón.

 

Pregunta: ¿ Existe alguna forma para saber si nuestras acciones están liquidando una deuda o si estamos comenzando algo nuevo?

Maestro: Elévate al plano causal, no lo puedes saber antes.

 

Pregunta: Si un iniciado, debido a sus karmas, tiene que regresar, ¿ cuán pronto seria?

Maestro: La primera pregunta: si es iniciado por un Maestro competente y si está siguiendo Sus mandamientos, viviendo de acuerdo con lo que Él dice, si es regular en su devoción a sus prácticas, si ve la Luz y escucha también el Principio del Sonido (internos), tanto como para haber cortado todo deseo a lo externo, -tal iniciado no tendrá que regresar en absoluto-. Tendrá mayor progreso después. Quienes hayan hecho poco o nada, tendrán que regresar, pero no en forma inferior a la del cuerpo humano. Volverán de nuevo a recibir ayuda ulterior y se elevarán. Y aquellos que han desarrollado un fuerte amor por el Maestro, tanto, que todos sus deseos se hayan consumido, tales almas no regresarán; progresarán de ahi en adelante.

Ningún iniciado puede llevar la carga kármica de otros. Es únicamente el Poder Maestro lleno de gracia, trabajando en el polo humano del Maestro viviente, Quien puede liquidar deudas kármicas bajo Su Voluntad divina, y nadie más puede hacerlo.

 

Comentarios6

  • linda abdul baki

    Se que les va a tomar mucho tiempo para leerlo, y mas tiempo para asimilarlo y entenderlo, les dare todo el tiempo tomenlo como un regalo y se lo dedico a todos, en especial a isapoema que me pidio que publicara algo hacerca del karma
    con mi cariño Linda

  • isapoema

    Estaba leyéndolo y recordando mi petición. Gracias porque no sabía nada del karma y te leía a veces nombrarlo y quería saber. Muchas gracias , creo que nos lo debías porque era algo para compartir que yo no sabía, ya ves, quiero saber. Me parece leyendo que la razon debe ser que es algo complicado, pero lo has echo muy bien, lo he entendido hasta donde puedo, y ahora puedo decir que se algo del karma gracias a ti Linda, te agradezco de veras todo esto que has echo y aquí me tienes amiga mia, un beso.

  • maria clementina

    excelente escrito Linda, un placer leerlo,
    te invito a leer mi poema de domingo, traducido por FIDEL HERNANDEZ PARA EL ESPAÑOL.
    mi cariño,ABRAZOS Y BESOS,MARIA CLEMENTINA

  • Maria Isabel Velasquez

    TENIA UNA LIGERA IDEA SOBRE EL KARMA...EL QUE LLEVAMOS CADA SER ..PERO CON ESTO QUE HAZ TRAIDO HOY HE ENTENDIDO UN POCO MAS
    GRACIAS
    DTB

  • Insomnioptera

    Gracias !
    : D

  • ZAHADY

    QUERIDA HERMANA LINDA LUZ... HOY ALGO MÁS HE APRENDIDO DE TUS ESCRITOS... LAS ENSEÑANZAS DE KIRPAL SINGH...
    DE TUS ESCRITOS PARECEN SER REALES LO QUE MI PADRASTRO TRATABA DE ENSEÑARME:QUE CADA CUAL TIENE LO QUE SE MERECE...

    SEGUIRÉ REPASANDO ESTAS ENSEÑANZAS CADA DÍA LINDA LUZ...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.