purymari

UN NIÑO, MI MOCARRO

Es una alma dulce sin rencores,
es una sonrisa amable y franca,
tiene una mano amiga que te llama
porque es un ángel  dulce que te ama.
con su carita mocarra de chocolate o miel,
sus manitas tiende para darte un abrazo,
pero te llama insistente cuando de ti necesita
que lo guies en sus pasos para aprender a caminar;
porque es arduo el camino y se puede cansar,
necesita de tu experiencia , ya que en su alma forjará
un mañana incierto o saldrá a disfrutar
las buenas enseñanzas que tuvo en su andar
con guias amorosos que brindaron bienestar.
Feliz el niño, no importa su edad,
que sabe vivir , que sabe luchar
en su hogar , en su escuela, en su caminar,
Feliz el adulto que a vivido ya,
pero que en alma guarda los lindos recuerdos
de la infancia vivida de años atras,
pero nunca deja de jugar y soñar
como cuando era niño y queria volar.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.