alma

El alma de Dios

El alma estaba desnuda

vestida de pordiosero

pasó por allí un banquero

y ni la saludó

pasó un pescador

humilde como un obrero

y le dijo en tono sincero

sigueme por favor.

 

El alma la siguió

con sus harapos al viento

un torrente de sentimientos

de ella se apoderó

despues de caminar tres años

el pescador fue hallado muerto

dejando a sus rebaños

en las manos de Dios.

 

Comentarios1

  • joaquin Méndez

    VERDADERO HERMOSO Y DIvINO.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.