efrain jimenez

Te soñé

El viento pasaba como una ráfaga, susurraba en instantes, la brisa tocaba mi rostro, destellos de centella soltaba el cielo, en instantes caí sobre unas hojas de almendro, flotaba mi cuerpo como si no hubiese gravedad, en un abrir y cerrar de ojos con un rayo de luz estábamos en el mítico campos elíseos, flores sagradas rodeaban las avenidas, era un paraíso  que únicamente existen por los que creen.


Te tome la mano, me miraste fijamente, suspiraste tres veces y entre esos ojos maravillosos salió una gota de lagrima que en un instante se volvió una gema de diamante, lo tomaste con tal suavidad y me dijiste, consérvalo porque será la última cosa que acordaras de mi, sentí un escalofrió que rodeaba mi cuerpo y no pude decirte lo que eras para mí.


Me quede atónito y me besaste dulcemente sin poder reaccionar, levantaste tus hermosas alas, caminaste por la avenida hasta desaparecer, grite fuertemente, empecé a ver una luz blanca y supe que había sido un sueño.


En ese momeno comprendí  que tu valor es inmenso, por eso se que no puedo volar pero tú me haces sentir que lo puedo hacer.

Efraín Jiménez

Comentarios1

  • efrain jimenez

    para Todos mis lectores que disfrutan de este escrito, os invito a que realicen sus comentarios, me servirá de mucho para mejorar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.