Michi Cervantes

Ironía

 En la soledad de mi balcón

me detengo a observar;

hacia abajo, las luces de la ciudad que se adormece

y, hacia arriba, el infinito sobre mi.

Millones de estrellas me contemplan,

Venus, de frente, luminosa, me hace compañía.

 

Cierro mis ojos para sentir en mi rostro

como el suave viento lo acaricia

me canta al oído, me susurra.

El olor a tierra mojada presente

inunda mis pulmones

y agradezco en silencio a la lluvia.

Sonrío, con los ojos aún cerrados,

me doy un abrazo,

siento resbalar una tibia lágrima por mi mejilla.

Teniendo tanto amor alrededor,

tanta presencia de Dios

y yo sintiéndome por tu ausencia sola y vacía,

¡que ironía!

me arreglo el cabello con que el viento jugó

le guiño el ojo a Venus en señal de despedida con una sonrisa;

inhalo profundamente la humedad

y corro a mi cama a descansar

buscando la tibieza de mi tranquilidad

para unirme así a mi ciudad que ya dormita.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.