Arturo Villada Vidal

Lobo

Por Alguna Razón
Siempre
Hay Días En Los Que
Los Lobos Aparecen:
Los Veo En La Calle,
O En El Cine.
Llegan Siendo Cachorros
Y Pasan Siendo Adultos,
Siempre Son La Misma Naturaleza
Indomable En Sus Ojos.
Sabés Que Los Lobos
Siempre Me Recuerdan A Vos.

Me Gustaria Sufrir
De Alguna Variación
De La Licantropía
Que Solo Permitiera
Que Vos Y Yo
Nos Dieramos Por Enterados.

Entonces Podria Ir
Por Ahí
Y De Repente Olfatear
Con Mi Nariz Afilada
Tu Aroma De Melones Maduros,
De Orquideas De Otoño.
Escucharía Tus Pasos A Lo Lejos
El Ritmo Unico De Tu Pisar,
Tu Cabello Sonando Contra El Viento,
Tu Voz De Saxo, Por Supuesto.

Cuando Estuvieses Cerca
Sentiría Las Pequeñas Vibraciones
En Tu Piel,
Tu Respiración Profunda,
Tu Díastole Y Sístole Fuertes,
Tocaría Tus Manos Y Tu Cabello,
Y En Un Zarpazo Repentino
Me Llevaría Un Poco
De La Textura Y El Sabor
De Tus Labios
Como Un Tatuaje
En Mis Colmillos,
Y En Un Leve Rugir
De Mi Esternón
Te Dejaría Saber
Como Calmarias Mi Lado
Mas Salvaje
Que Te Añoraria Tanto
Como Lo Hacen Mis Otros Lados.

Tal Vez Me Verias
Diferente. Solo Tu Y Nadie Mas.
Con Los Ojos Mas Blancos,
Mas Precisos.
Las Garras Furtivas,
El Caminar Mas Instintivo,
Y Siempre Escucharias
Mi Aullido
En Las Noches Individuales
Solo Cuando Haya Luna Llena.

Pero Soy Solo Un Hombre,
Y La Licantropía Es Solo Un Mito.
Aunque, Si Hay Gente Que Cree
En Dioses Y Democracias,
¿Por que No Puedo Creer Yo
En Sufrir De Una Licantropía
Secreta Y Exclusiva
Solo Para Vos?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.