QUINSONNAS

PEGASO

 

 

Buscando ver el cielo, ágil ya zarpa,

mi vista a un Paraíso natural

tras bóvedas de nubes donde escarpa

la luz al firmamento boreal.

 

 Tocando van los ángeles un arpa

que suena de manera excepcional,

y elevan a sus notas por la carpa

de un éter del color más celestial.

 

Se acerca un gran pegaso luego presto,

batiendo con sus alas portentosas

 entera su figura hasta las crines.

 

Y, fiel y relinchando en noble gesto,

me ofrece con piruetas cariñosas

en él volar montado a sus confines.

 

Comentarios1

  • Laguna azul

    excelente amigo tu poema
    un placer leerte

    un abrasoo,,,

    laguna azul,,,



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.