Ana Maria Delgado

AGITADO POR EL CICLÓN

Con esfuerzo ha consumado la pretendida acción,
- triunfo merecido -
dio fin a un  suplicio aborrecido,   
ha curado la dolorosa llaga,
que ávida le invadió la piel,
haciendo que la sangre borbotara,
empapándole la ropa y desbordándose
por el filo oscuro de la sábana,
hasta caer sin prisa,
tiñendo el piso de la habitación,
 aún más oscura que la sábana.
 
                                                                                                                             
Inundó su vida el hastío, el rencor, el dolor,
durante un tiempo corto
-  pero eterno -
… en sus ojos se mecieron lágrimas de ira,
mientras implorabas abrumado y sediento,
- a gritos –
atado y con el estomago vacio,
 detener el suplicio inmerecido.  
 
                                                                                                                             
Hoy no apetece aceptar disculpas tardías,
le repudia y mortifica el hecho de entrar  
en la conexión común, ridícula y banal,
de indultar,
- por temor -
la crueldad depravada.
 
                                                                                                                                          
Con  bríos y agilidad levanta su cuerpo,
y  se sitúa, sin confusiones, sin sorna, sin decoro
en el centro de la habitación iluminada y pulcra,
- desciende y se abisma -
en sus profundidades.
 
                                                                                                                               
No le importan las improntas criminales
de disimulado sarcasmo,
que con perspicacia descifra en las bocas temblorosas
que le sonríen con premeditada gentileza
- conoce pretensiones insidiosas,
que del fuego solo esperan la ceniza -
 
                                                                                                                                      
Le provocan risa,
las palabras confusas, recelosas y efímeras
que en molesta y ridícula sucesión, escucha,
como eco sonoro recreándose en un abismo,
en un ocaso enlutado con una fría tormenta desastrosa,
o como llamaradas estridentes que se apagan,
ante la caricia de la brisa ligera,
- palabras vagas que pasan como agua
que se hecha en un recipiente sin color, sin fondo -
  y que insaciables amenazan con abolir
sus propias palabras...
sus palabras…que con pasión y cuidado
 desvisten sus fértiles ideas
- dejando en su lengua
un sabor placentero -
 
                                                                                                                                   
Repara en los ojos enormes
que burlones le miran,
sin timidez y con feroz entusiasmo,
ojos que incesantemente,
se recrean y extasían indolentes,
al estar frente al resultado siniestro,
de sus actos corruptos, sádicos y miserables ,
y que irónicamente se aterran,
cuando observan recrearse versiones idénticas
en escenarios ajenos.
                                                                                                                                                
- Fatigado de ser, sin haberlo pretendido,
 el personaje principal de un espectáculo circense,
desvía la vista a la ventana,
para contemplar el cielo azul,
cierra los ojos y  vuela –
 
                                                                                                                             
                                                     POR: ANA MARIA DELGADO P.

Comentarios3

  • joaquin Méndez

    muy interesante tu poeama.

  • le mont blanc

    Hola Ani:



    Cuando escribes, tus palabras entran por mis sentidos, las veo, las huelo, las siento , son de suave sabor, pero a veces pican un poquito.

    Ahh...algo más, cuando salen... salen por mi corazón.

    Te quiero Ana.

    L.M

  • FLORENTINO II.-

    ESCRIBES CON MUCHA PROFUNDIDAD DE SENTIMIENTOS...


    SABES PERFECTAMENTE QUE DESEAS LOGRAR Y LO LOGRAS PERFECTAMENTE...... BUENAS REFLEXIÓN


    MUCHOS CARIÑOS. BESOS.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.