teboel

MEMORIAS DE UN VAMPIRO

No fue hasta que limpié el último rastro de sangre de mi estómago que sentí el peso de la mirada de él.Cuando levanté la vista vi que sus ojos habían adquirido un cierto tono verde y estaban clavados en mí.

 - ¡Eh!- retrocedí unos centímetros en el sofá -. ¡La cena no está servida! No te enciendas por la visión de la sangre.

- ¿Crees que la sangre tiene algo que ver con la forma en que te estoy mirando en estos momentos?

La voz del vampiro tenía un timbre extraño.Estaba cargada de palabras no dichas.

Laila se esforzó para no mostrar ninguna reacción,pero su corazón se había acelerado,y no era por el miedo.

- Ojos verdes,colmillos dominantes...yo diría que es todo bastante incriminatorio.

- ¿Ah,sí?- El vampiro se sentó y apartó la palangana -.Por lo visto se me pasó por alto informarte de que otra cosa nos causa esta reacción,pero te daré una pista...,no es la sangre.

"¡Oh!"Laila soltó un respingo.

- Teniendo en cuenta lo que ocurrió el fin de semana pasado,la verdad es que no tengo nada que todavía no hayas visto y dudo que verme en sostenes te haga arder de deseo.

- Mírame,gatita -declaró él con rotundidad.

Laila parpadeo.

- Ya te estoy mirando.

- No,no lo haces.-El vampiro se acercó a ella y ahora sus ojos eran totalmente verdes-.Miras a través de mi como si yo no estuviera.Me miras...,pero no vez a un hombre.Vez a un vampiro y,por lo tanto,me confieres menos sustancia.Una de las pocas excepciones a esta forma de mirarme fue el fin de semana pasado.te abracé,te besé y vi que tus ojos se encendían de deseo.Entonces supe que,por primera vez,me estabas viendo por lo que realmente soy y no como un corazón sin latidos envuelto en un cuerpo.

- Te reto a que vuelvas a mirarme de esa forma.Ahora,sin la posibilidad de esconderte tras la excusa de las drogas.Te quiero.Una leve sonrisa curvó los labios del vampiro mientras hacia esta afirmación.- Te quiero desde que te conocí, y si crees que estar sentada a mi lado en sostenes no me hace arder de deseo,estás muy equivocada.Lo que ocurre es que no me impongo a nadie si no me invita.

Durante unos segundos Laila se quedó atónita,sin palabras.Aquella noche habían ocurrido tantas cosas que a su cerebro le costaba procesarlo todo.Miró al vampiro y sintió como unas escamas cayeron de los ojos,porque de repente,lo vio de verdad.Sus pómulos altos,sus cejas marrón oscuro enmarcaban unos ojos que ahora eran color esmeralda,su boca curvada,su nariz recta y su mandíbula que parecía tallada en mármol.Una piel clara,casi translúcida,cubría sus facciones y envolvía de una forma tersa su cuerpo musculoso y torneado.Sus manos elegantes,de dedos largos y estrechos.¡Cielos,que guapo era!Absoluta e increíblemente guapo,y ahora que le había permitido darse cuenta de su atractivo,no podía dejar de contemplarlo.

 

-Bésame-Dijo Laila sin pensar y se dio cuenta que hacia rato estaba deseándolo en secreto.El vampiro se inclinó hacia ella y sus labios se posaron suavemente en los de ella.Con dulzura.Concediéndole en todo momento la posibilidad de poder cambiar de idea y apartarlo,pero no lo hizo.Laila rodeo su cuello y lo acercó más a ella.Él deslizó su lengua por sus labios hasta que ella los entreabrió.Él acarició su lengua con la suya durante unos instantes y luego la retiró,provocadoramente.Repitió la caricia una vez y otra,y otra.Persuadiéndola, incitándola.Al final,laila introdujo la lengua en su boca,y sintió el roce de la respuesta y después la increíble sensualidad de cómo la succionaba.

Laila no pudo evitarlo y lanzó un gemido.El roce de  sus incisivos debería haberla preocupado,pero no lo hizo.A él tampoco lo retuvieron porque la besó con la misma pasión que el fin de semana anterior.Los sentidos de Laila se encendieron,y deslizó una mano desde el cuello de él hasta la parte frontal de la camisa.Uno a uno,desabrochó los botones.Cuando la camisa se abrió,deslizo las palmas de las manos por su piel desnuda y ¡oh,Dios!,su tacto era increíble como su aspecto hacía suponer.Como si fuera de seda tensada sobre acero.El vampiro subió una de sus manos hasta la nuca de ella y tiró del cuello de la camisa para quitársela.La camisa cayó al suelo.En ningún momento dejó de besarla,hasta que sus cuerpos quedaron pegados el uno al otro.

Sus labios bajaron por el cuello de ella hasta encontrar el punto que latía con su pulso.Él lo introdujo en la boca y manipuló su arteria vulnerable con su lengua y sus labios.Esa era la posición más peligrosa en la que se podía estar con un vampiro,pero ella no tenía miedo.Al contrario,sentía como succionaba su cuello y se excitaba enormemente.Las oleadas de calor que recorrieron el cuerpo de Laila hicieron que temblara.

El vampiro subió los labios hasta su oreja y lamió antes de susurrar en ella:

-¡Te quiero tanto!Dime que me quieres.Dime que sí.

Negarlo sería una mentira obvia-pensó ella-

-¡Sí!

En cuanto la afirmación salió de su boca,el vampiro volvió a besarla,la tomó en brazos y la llevó a la habitación.La tumbó en la cama y el colchón cedió bajo el peso de los dos.Con un solo movimiento el vampiro le desabrocho el sujetador,lo sacó y cogió sus pechos con las manos.Después,bajó su boca hasta uno de los pezones y succionó con fuerza.Una oleada de puro deseo sacudió la entrepierna de Laila.Él masajeó con suavidad su otro pecho y frotó el pezón con sus dedos.Laila arqueó la espalda y le cogió la cabeza.Las sensaciones que experimentaba eran abrumadoras,las succiones que él practicaba con la boca,el roce de sus dientes...

Legó a un punto en el que creyó que iba a desmayarse.

El vampiro le desabrochó los pantalones y tiró de ellos hasta sacárselos completos,de modo que ella quedó solo con las bragas puestas.Deslizó la mano por encima de ellas y presionó.La fricción del algodón y de sus dedos hizo que soltará un grito al verla desnuda.

-¡Oh,gatita,eres tan hermosa!Deliciosa.

Inhaló aire y la besó con tal frenesí que la cabeza de ella dio vueltas.Volvió a bajar la boca hasta sus pechos tirando de uno y otro pezón mientras con la otra mano buscaba su sexo desesperadamente.Sus dedos le acariciaron con verdadero dominio,como si ella le hubiera contado sus secretos.Laila se mordió los labios para contener los gritos,cuando él  trazó círculos con el pulgar sobre el clítoris e introdujo uno de sus largos dedos en su interior.Laila se hecho a temblar presa de un deseo incontenible.

El vampiro se detuvo y Laila soltó un ronco gruñido de protesta.Apartó la mano de su sexo,separó la boca de los pechos y bajó los labios hacia su estómago.Hasta que no hubo descendido más allá del ombligo,ella no se dio cuenta de cuales eran sus intenciones.

-¡espera-,jadeo impactada.

Él se detuvo de inmediato,con la boca en su barriga.

-¿Quieres que me detenga?-preguntó.

Laila se sonrojó sin poder expresar su objeción.

-Bueno,no que pares del todo,sólo que...,bueno,que no creo que sea apropiado...Él soltó una especie de bufido.

-Yo si creo que es apropiado-murmuró volviendo a acariciar su piel con los labios.

Cuando Laila notó el primer roce de la lengua de él,su mente se quedó literalmente en blanco.Él le sondeó el sexo con un lametón lento y largo dejando un rastro de carne ardiente a su paso.después de otra caricia húmeda.y otra,ésta más profunda,el pudor de Laila desapareció  entre ráfagas de puro ardor.Él separó más las piernas de ella y las levantó hasta colocarlas sobre sus hombros sin dejar en ningún momento,de recorrer y sondear la suave y sonrosada carne de su entrepierna.

Laila no podía pedirle que esperara porque no podía hablar.Unos gemidos que no reconocía como suyos surgieron de ella con un volumen creciente y unos espasmos subieron por su cuerpo haciendo que se encogiera y estirara alternativamente.Se estremeció,debajo del vampiro mientras sentía como exploraba todos sus rincones con una intimidad impactante.Sus caderas se arqueaban sin que ella pudiera hacer nada al respecto un doloroso vacío creció en su interior con cada caricia de la lengua.Estaba llegando a un límite que nunca ella había conocido.El vampiro aumento aumentó la presión y la intensidad y,cuando al final su boca se colocó en su clítoris y succionó,Laila soltó un grito ensordecedor.

Unas ráfagas de éxtasis brotaron de ella desplazándose desde el sexo a las extremidades,como si fueran descargas eléctricas.Llego a pensar que su corazón acabaría explotando.Poco a poco su respiración se iba haciendo más regular.El anterior fuego fue remplazado ,de repente,por algo cálido y eufórico que se extendía por su cuerpo logrando que los ojos se le abrieran llenos de sorpresas.

El vampiro subió por su estómago,y cogió su cara entre las manos.

-nunca te había visto tan guapa gatita-declaró con una voz vibrante de pasión.

El cuerpo de Laila todavía se sacudía con temblores residuales y sabía que ahora llegaba la parte que más ella temía,el vampiro se colocó entre sus piernas y ella se puso en tensión.

-no tengas miedo-susurró él y,a continuación la beso.Durante una fracción de segundo,ella se sintió avergonzada al pensar lo que él acababa de hacer.Después encontró que el nuevo sabor salado de su boca era provocativamente estimulante.la lengua de él se entrelazó con la de ella mientras frotaba su miembro duro contra su rendija húmeda.laila se estremeció,pero él solo se deslizo por la parte exterior de su sexo,se apartó,y volvió a deslizarse de la misma forma.Y una vez más.

El vampiro ajustó las caricias de su lengua con las de su cuerpo haciendo que Laila volviera a sentir el mismo deseo de antes pero con mayor intensidad.

-Dime cuando-gimió él.

Entonces arqueó las caderas y ella soltó otro grito.El corazón le latía esta vez con demasiado nerviosismo pero solo había una respuesta posible.

-¡Ahora!

El vampiro le dio un beso que la dejó aturdida y se apoyó en sus brazos.La sensación de su dura carne hundiéndose en la de ella la hizo jadear.Unos estremecimientos recorrieron el interior de Laila mientras él avanzaba poco a poco,y ella hundía la cara en su cuello y empezaba a temblar.Él penetró más y una sensación de plenitud increíble se extendió por el cuerpo de ella.Cuando él estuvo completamente de ella,se quedó quieto suspiró,cerró los ojos antes de mirarla.

-¿Estás bien cariño?

El hecho de que la mirara a los ojos mientras estaba dentro de ella,era para Laila un acto sumamente íntimo que nunca antes había expèrimentado.solo podía asentir con la cabeza,pues hablar estaba ahora fuera de su alcance.el vampiro se movió en su interior,retiró un poco su miembro y volvió a introducirlo por completo.El inesperado placer que ella sintió hizo que contuviera el aliento.Él repitió el movimiento,pero esta vez más profundamente antes de que ella recobrara nuevamente el aliento.El vampiro salió de su interior y volvió a penetrarla con un balanceo de sus caderas.Un gemido brotó de la garganta de ella,su cuerpo se cubrió de sudor y un deseo primario y acuciante se apodero de sus gestos rupestres.El vampiro acomodó la palma de su mano bajo la espalda de Laila y la fue bajando hasta situarla en sus caderas.La apretó contra su cuerpo y la froto para que los movimientos de ambos coincidieran.Laila enseguida cogió el ritmo,y el nuevo y intensificado contacto con el cuerpo de él, hizo que la cabeza le diera vueltas a causa de la exitación.

-Más…gritaba Laila…más por favor…más.

El vampiro soltó un gemido casi ronco que era como un gruñido y aumentó el ritmo.Las manos de Laila que hasta entonces no habían bajado más que de su espalda,se deslizaron ansiosas hasta agarrar las caderas de él.Sus dedos se hundieron en las nalgas duras de él sin preocuparse de si era apropiado o no.

-¿Más fuerte quieres gatita?

-¡Cielos,sí,sí!murmuro ella sin importarle como sonaba lo que acaba de decir.

El vampiro abandonó su autodominio con un alivio evidente.Sus caderas se hundieron entre las piernas de ella con salvajismo que le producía a Laila un placer indescriptible.Los gritos que había contenido surgieron como ráfagas rítmicas que animaron al vampiro.cuando ya ella no podía soportar más intensidad,él acelero el ritmo penetrándola de una forma que podía haberse considerado despiadada a no ser porque a ella le encantaba.nunca antes Laila había sido consciente de su piel,su respiración y de la sangre que corría por sus venas.Antes de que su último nervio tenso de su cuerpo estallara,él cogió su cara entre sus manos y la miró directamente a los ojos.Un grito brotó de la boca de Laila cuando la explosión húmeda y la avalancha del orgasmo inundaron su cuerpo.En esta ocasión,el clímax fue más intenso,de algún modo más profundo,y dejó tras de sí un hormigueo pulsante en toda su piel.El vampiro gimió,su cara se transfiguró de puro éxtasis y la penetró con más rapidez con los ojos fijos en los de ella.Laila no podía apartar la mirada  mientras contemplaba,en sus ojos ahora verdes como se desplomaba su autodominio.El vampiro se rindió a la pasión y después de abrazarla y besarla apasionadamente,se quedó temblando durante unos instantes.

 

 

 

Leo2011Copyright Derechos reservados.

Comentarios9

  • LEV

    Hermoso!!! me encanto..

    Besos=)

  • colombiana

    fantasticoooo, de verdad eres grande como escritor y que sensibiliad tan arrolladora poeta.


    con mucho apreciooooooo

    colombiana

  • SI_ERESMUJER_BESAME

    HERMANO POR UN SEGUNDO PENSE QUE YO ERA EL VAMPIROOO JAJAJAJAAJAJ MUY BUENO PUES AQUI LEENDOTE UNA VES MAS

  • maria clementina

    muy bello cuento erótico,te felicito por tus lindas letras, buen trabajo abrazo y besos,maria clementina

  • isapoema

    La historia de vampiro es una historia de una noche, de un momento.
    Grandes trazos, gusta leer.
    Un saludo.

  • FELINA

    ¡Dios mío, estas letras son grandiosas tambien el poeta!
    Mereces todos mis abrazos amigo tebo.

  • RUBIEL ANDRES ESCUDERO B

    que historia llena de pasion suspenso en tu corazon buaooooooooooooo me encanto tu forma de crerlo en tu corazon te felicito

  • la negra rodriguez

    eS BUENO VOLVER A LEERLO,
    BESOS.

  • Anam Cara

    wow!!!!!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.