hector eduardo

Tiernamente

Tiernamente

 

 

Déjame tocarte tiernamente,

acariciarte

dedicar cada segundo entre la subsistencia y la energía

y con mis dedos afilar el pulgar y el meñique,

tocar tus cejas,

lentamente entre tu cara

con mis dos manos acariciar tu cabellera entre tu espalda,

no importa ¡quién seas?,

solo déjame acariciarte en la ternura

en el placer de la noche o del día,

que son eternos...

Dos eternidades juntas

para aquellos que viven entre el edén o la perdición

de la ansiedad,

su soledad en un corazón con apatía,

déjame mordiscar tus labios

así sabrás que soy agrado

y la bella soledad seré yo

serás tú en mí

seremos dos esencias

ambos llenaremos el infinito de hermosura,

déjame acariciarte tiernamente y besar tu cuello

¡que importa tu cuerpo!

o ambos

el nacimiento es solo un plano

entre miles de ellos

déjame desplazarme entre toda tu entidad

y saboreemos la ternura,

el placer de existir

¡que importa la soledad!

vivamos....

 

E. .J. A

Comentarios1

  • GITANA DULCE

    SI AMIGO VIVE!!! APROVECHA TU QUE PUEDES...
    ABRAZOS



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.