Ingrid Victoria

EFECTO MARIPOSA

Eran pasadas las tres de la mañana cuando me desconecte de tu boca,

Eran las chicharas del patio que escuche mientras soñaba.

Después de uno minutos me quede pasmada mirando hacia el techo, y desde ese instante sin tarjetita de invitación, me ha venido a visitar una extraña enfermedad que no llena. El sueño se colapso con los cables de mis neuronas.  Comenzó el caos.

Me vino el efecto mariposa que quizá un tornado hasta Brasil podría llegar. La extraña enfermedad me supo agua entre letras y más letras de la que acostumbro plasmar. Y así, he decidido siempre mandar a volar a todo el mundo, cuando nadie está conmigo.

Don Humberto viejo y mal criado me vio salir en minifalda con ojos trasnochados de un borracho, sin más explicación su rostro me insinuó que la inocencia  se atrevió a incitar abrirlos como un búho, pensé que tanta discreción no era verdad, porque era humano, era un animal. Pese al credo, no pudo evitar un despilfarro emocional que no se saliera de su cuerpo.  Pero ese día sin ser yo mas astuta le salude y campantemente seguí mi camino.

Ahora, estoy tan lejos de aquí pero tan cerca de allá,

Estoy caminado por un puente,

Estoy mirando Monserrate.

Estoy entre ecuaciones,

Estoy en el surrealismo de Freud,

Estoy  entre un cuadro de Monet y mucha gente.

Estoy conmigo a solas.  

 

Ingrid.

 

Comentarios2

  • REYNA GALACTICA

    De lo minimo a lo máximo, emociones intensas reflejas en tus letras. Me gustaron tus letras surrealistas. Gracias por compartirlas.

  • Ingrid Victoria

    a ti mil gracias! abrazos ...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.