FERNANDO CARDONA

LAS SIETE PALABRAS

LAS SIETE PALABRAS

 

PRIMERA PALABRA

«Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen»

 

“Porque no saben lo que hacen, Padre,

Perdónalos”,  y júzgalos clemente.

Mas no procede así el juez que arde

En venganza al juzgar a los rebeldes.

 

No en ignorar la ley busca escudarse

El rebelde que va a  juicio infamante.

El supo lo que hacía, y fue implacable

Al  actuar contra el orden imperante.

 

No por juzgar con virulenta saña

Al rebelde que emprende su campaña

En pos de paz, justicia y equidad,

 

Vendrá el progreso a la enfermiza patria

Si sigue gobernándonos la infamia

De los corruptos y su iniquidad

 

 

SEGUNDA PALABRA

«De cierto te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso».

 

“Hoy estarás conmigo en el paraíso”

De regreso a la vida en sociedad,

Así al rebelde el gobernante dijo,

Pero pronto su vida cesará.

 

¿Por qué si del indulto ya se hizo

Merecedor las armas al dejar,

Se le sigue tildando de insumiso

Intolerantes los que arriba están?

 

Perdonar no es tan solo una palabra,

Es también que las puertas se le abran

A quien andaba del redil lejano.

 

¿Por qué,  pues, al rebelde redimido

Se le sigue tratando cual bandido

Y objeto es de ultrajes inhumanos?

 

 

 

TERCERA PALABRA

«Mujer, ahí tienes a tu hijo», y al discípulo: «Juan, ahí tienes a tu madre».

 

Vuelve con tu familia hombre rebelde,

Disfruta de tu madre, padre, hermanos,

Vuelve a tu sociedad que verte quiere

En su seno, como un buen ser humano.

 

Y vuelves y si intentas rehacerte

Y retomar derechos ciudadanos

Y quieres en la lid volverte a verte

Representando bien a tus paisanos.

 

Los corruptos de siempre que le temen

A tu palabra porque quema y treme

Con verdades, denuncias y exigencias,

 

Intentaran callarte con injurias

Llamándote inmoral, porque con furia

Combatiste al Estado y su violencia.

 

 

 

CUARTA PALABRA

«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»

 

Así clama en la selva el secuestrado

De vejámenes víctima y del miedo

De ser por su captor asesinado

O en un rescate muerto entre dos fuegos.

 

Será que ya nos tienen olvidados?

Hasta doce años de la selva al medio

Llevamos ya y parece que al Estado

Poco le importa nuestro cautiverio.

 

De los captores, el escudo enhiesto,

Para el gobierno somos el pretexto

Para  seguir en esta guerra inútil.

 

El gobierno no acepta que hay conflicto

La guerrilla no cede ni un poquito,

Y el secuestrado como idiota útil.

 

 

 

QUINTA PALABRA

«Tengo sed»

 

Tengo sed, hambre y frío,  y sueño tengo

Dicen los hijos de los desplazados,

Y ellos se miran con dolor intenso

Y lloran en silencio, derrotados.

 

Ellos vienen de ser bravos labriegos

En tierra propia donde habían sembrado,

Semillas de progreso y en sosiego

Vivian de sus cabras y el arado.

 

Ellos son desplazados por violencias

Que dejaron crecer con indolencia

Gobiernos pusilánimes,  pacatos,

 

Y en el presente con feroz vehemencia

Un guerrerista que en venganzas piensa

Inténtala frenar, pero sin tacto.

 

 

 

 

SEXTA PALABRA

«Todo está consumado»

 

Todo está consumado en esta patria,

Donde todo lo bueno que existía

Cayó rendido ante la infame mafia

Que gobierna, legisla, lleva y guía,

 

Los destinos del pueblo a la desgracia

Con la anuencia  de quienes a porfía

Con su doble moral hacen ganancias

Y al pueblo ofenden con sus felonías.

 

Todo está consumado, pues más bajo

No se puede caer cuando el trabajo

De quien legisla es darle garantía

 

A poderosos  para que atesoren

Mas riquezas, no importa que devoren

Al pueblo que es más pobre cada día.

 

 

 

 

SÉPTIMA PALABRA

«Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu, mi alma y mi cuerpo»

 

En tus manos mi suerte hoy encomiendo

Dirá el pueblo creyente, en cofradía,

Porque en las manos de este mal gobierno

No hay esperanzas de mejores días.

 

Ilumina señor el pensamiento

De quien gobiérnanos con felonía,

A ver si por milagro mira al pueblo

Y además de soldado y policías,

 

Garantiza también empleo estable

Para ganar al menos con que darle

A los hijos un poco de alimento,

 

Porque con los salarios que ganamos

Para darles estudio no alcanzamos,

Y ellos verán que hacer… al ir creciendo.

 

Fernandocardonakaro

efekaro@hotmail.com

Comentarios3

  • la negra rodriguez

    Maravillosa interpretación de las Siete Palabras maestro en cada una se encuentra tanto una denuncia como una respuesta a la iniquidad.
    besos.

  • WCELOGAN

    Excelente...amigo...me lo llevo para releerlo y apreciar su talento...Me quito el sombrero y lo felicito...no soy de loar por loar, por ganar un voto, creo que la poesía como esta se sale del molde de todas las demás,poesía de denuncia social, poesía con su sello único y esto hace grande un poeta y lo hace trascender...Orgullo de estar en sus letras y afortunado de empaparme de su sentir por medio de su poema...Felicitaciones poeta.

    • FERNANDO CARDONA

      GRACIAS BUEN AMIGO POETA. GRACIAS POR HONRARME CON SU RECONOCIMIENTO A MI POESIA, MEDIANTE LA CUAL INTENTO REFLEJAR EL SENTIR DE MI PUEBLO Y DE TODOS LOS PUEBLOS VICTIMAS DE LOS CORRUPTOS.
      GRACIAS
      UN ABRAZO LATINOAMERICOLOMBIANO

      FERNANDOCARDONAKARO

    • ChefsitoLove

      Maestrom que impresionante................... mis respetos absolutos a tu persona :D



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.