Pontvieux

Paseo nocturno

Camina el viajero sediento

por el etílico desierto.

Vagando en busca de gota

de amor, de una forma u otra.

 

Los sábados bebo,

eso es cierto,

mas los domingos también

bebido me despierto;

en los sábados el culpable es el licor

los domingos, no obstante, el amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.