Pontvieux

Cantos eternos

¿A qué huele el amor? me preguntaba.

¿Qué color tiene?

¿Alguna respuesta? Nada.

Aunque el amor no se pueda ver,

ni oler,

tengo que reconocer

que lo escucho,

y eso para un sentimiento es mucho.

 

Los suspiros al final del día,

las notas de la penetrante melodía

son las suficientes para que llore, goce o ría.

 

Cantaba el joven,

cantaba alegre en la fiesta del equinoccio

Cantaba el amor.

 

Sonaba el fonógrafo,

sonaba en el ángulo de la habitación

Sonaba por el amor.

 

Irradiaba la radio,

irradiaba en el centro de la reunión.

Irradiaba amor.

 

Rotaba el caset,

rotaba en el auto cuando el día oscureció

Rotaba, también, el amor.

 

Pasaban los años,

pasaban los jóvenes a vivir y los ancianos a decir adiós

pero sobre todo pasaban con amor.

Comentarios1

  • LEV


    UNA BELLEZA DE LETRAS
    QUE ME FUE GRATO PASAR A LEER.

    SALUDOS.

    LEV ‚̧



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.