yasa

Papá

Desde mi infancia siempre te veías tan

Alto y fuerte, un hombre inigualable e inalcanzable.

Para mi eras perfecto, casi mi primer amor.

Un hombre con metas y sueños, irradiante de luz

Creador de destellos en la oscuridad.

Por ti es que mis alas crecieron sanas y fuertes.

Por tu sabiduría que yace en mi alma no salto

A este mundo con los ojos cerrados.

Por tus años puestos en mi puedo mirar al pasado y sonreír.

 

Ahora con los años en tu cara y la tristeza sembrada en

Tus ojos y la decepción de la vida, miro a mira héroe,

Sin fuerza, sin su grandeza.

 

Ahora te veo tan pequeño, diminuto, alguien

Que no conozco. Tu efímera y ausente felicidad,

Te quita el sueño por las noches.

Dime... ¿donde quedo aquel hombre tan grande e inalcanzable?

¿Por qué dejaste que los años se llevara tu alma cautiva desde siempre?

¿Cuándo dejaste de luchar?

 

Un hombre sin metas, sin sueños, solo es un contenedor vacio,

Lleno de oscuridad y soledad. Ya no sonríes y cuando lo haces,

Vamos, los dos sabemos que no lo haces de verdad.

 

Me quebraste las alas al ver que estaba aprendiendo a volar, 

Y al verme enamorada de lo que tú no puedes alcanzar.

Deseo recorrer el compasible cielo pero tú me has quitado

Todos los caminos posibles.

Te pregunto: ¿Quien eres? Donde esta aquel

El cual añoran mis recuerdos, el cual mi alma esperaba

Con impaciencia cada tarde para poderte abrazar?

 

¡No seas egoísta! no porque tengas tus días contados

Creas que puedes empezar a descontar los míos.

 

Ahora alejada de ti, mirando siempre hacia mi amado

Cielo, te miro y no te reconozco, desconociendo totalmente

Si en mi aun queda de tu amor, más fuerte que nunca, como 

Un árbol de antaño. Recuperándose mis alas, solo esperando.

Confiada de que pronto recorreré el bellísimo cielo, que siempre

Ha esperado por mí sin reprocharme nada.

 

Ahora, ahora que ya no espero nada de ti.

Ahora, ahora que ya no sé si seguir atesorando nuestros

Recuerdos. Ahora que vivo en este sueño que ha sido

Oscurecido por tus sombras, y destrozado por tus 

Frustraciones. Ahora puedo mirarte con otros ojos.

Ahora que sigo siendo la niña de tus ojos.

Mi corazón aun guarda tus enseñanzas, tu ausente sonrisa,

Tus ganas perdidas de vivir, el sentido que dejaste a un lado.

Por todas las cosas que aun puedo conservar de ti es

Que aun puedo pronunciar ese nombre que a veces

No sé si aun te debería pertenecer, ese nombre que siempre

Me perseguirá, ese nombre tan fácil pero difícil de pronunciar

Ese nombre, ese nombre que es Papá.

 

 

Comentarios1

  • Criticón

    Decia mi padre! En este barco solo hay un solo capitán y ese soy yo, si yo digo que ésta taza es negra aunque sea blanca es negra, me entiendes hijo? Si el padre es la figura mas importante de las niñas, pero el curso de la vida hace que los puntos de vista cambien y si no lo hacen los acontecimientos, mas has perdido esa figura en tu padre, esa admiración y me pregunto que mas perdiste para criticar a tu propio padre? Y habras logrado mas que él? Bueno es reflexivo por eso refleciono...no me hagas caso, porque yo de mi padre siempre guardo lo mejor, lomalo lo desecho.
    Besos.

    • yasa

      yo atesoro a mi padre, lo amo.
      solo que no entiendo porque se empeña en reabrir las heridas ya sanadas. ¿por qué sus sueños tienen que depender de mi?....son cosas que me pregunto todos los días pero aunque sea un viejo terco y melancólico lo amo porque gracias a el soy lo que soy.

      me encanto lo que decía tu padre jajajaja un buen capitán que protege su barco

      • Criticón

        Ho reina, lo que no sabeis es que el amor de padre cruza fronteras y que desea de los hijos? Que logren lo que el no pudo y mucho mas, da consejos de mas para obtener ese fin!

      • Hay 3 comentarios más



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.