fraireinaldo

Sin mordaza

Quizo el destino un dìa

llevarme a lejanos caminos

donde el silencio hastìa

y los pensamientos peregrinos

pasan mas no se detienen

donde la tinta es invisible

donde palabras rimas no tienen

donde escribir no es posible

donde la musa no viene.

Pero en toda oscuridad

penetra la luz anhelada

vuelvo a tener claridad

con trazos y pinceladas

ya sali del pantanal

que mis pensamientos ahogaba

Camine por la tierra esteril

del sombrio silencio

me abrazo mordaza febril

me silencio la lengua del necio

Calle por no hacer daño

pues manejo el verbo hiriente

para mi pasaron años

con la palabra silente

No puedo por màs detener

lo que quema mis adentros

expresare lo que siento

para quien le guste leer

Se sueltan las cadenas

juzgaron sin entender

si mis palabras causan penas

perdonen por pretender

hacer lo que a mi me gusta

sin detenerme en obstaculos

pero ya no me asusta

de la envidia los tentaculos

Volvio el que ausente estaba

desperto mi pluma dormida

volvio mi letra sentida

¡aqui estoy! mi poesia amada

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios2

  • Victor Carlos

    Hola amigo, como estás ?
    "Callar, silenciar... convendrá adoptar estas actitudes ? O bien, gritar, expresar sentimientos, denunciar injusticias, desahogarse para sentirse pleno ?
    Has planteado tu argumentación valedera, teniendo su sentido literario, me pareció bien...
    Un abrazo argentino !

    • fraireinaldo

      Comparto a plenitud tus interrogantes y me apego a tu punto de vista pero como humanos que somos de nuestros errores nos alimentamos, gracias por tan profundo comentario

    • nellycastell

      Volviste al fin amigo,
      volvió el verbo contigo
      y en tus ansias de hablar
      no puedes detener la palabra callar,
      porque no es de guerrero,
      aguantar los sentimientos,
      ante un mundo entero.
      Habla y expresas
      lo que quieras,
      mira a tu alrededor
      como nacen primaveras,
      pasan otoños y llegan veranos,
      siempre tendrás extendida mi mano.
      Poeta que navegas,
      entre el mar de la soledad
      y que callar no puedes más.
      Porque es mucho y te ahogas,
      expulsa tu pesar y así todos sabrán cuál,
      es tu pena y tu sentir
      y si quieres saber más...
      entonces abre mi pecho,
      ahí podras en su latir,
      y así sabrás,
      que tu ausencia la sentí,
      con todo mi derecho.

      • fraireinaldo

        En tu pecho siento sosiego tu aliento inspira mi verbo
        tus palabras levantan mi ego lejano de ti me enfermo
        la separacion de ti, golpeaba mi sentimientos
        pero el silencio hacia el sufrimiento eterno
        vuelvo a sentir tu aura rejuveneciendome el alma
        tus palabras me sacan de aparente calma
        para llevarme a volar muy lejos



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.