maeoteo

Lo que quiero, pienso y no hago.

Tal vez, por infinita sorpresa que genere

Y sin conocerte, me ha gustado todo de ti.

La manera en que ves a las gentes que te rodean

Y la manera en que danzan tus manos al hablar. 

 

Soy feliz viéndote hacer lo que haces,

Caminar, reír, ver, soñar.

Soy feliz de sólo pensar que existes

Y que en determinado tiempo te veo. 

 

Tú del otro lado del vidrio que nos separa

De oler tu aliento, de oler tú cabello.

Aquella lluvia de oro que me recuerda

Al dorado que buscaban los conquistadores

Y que yo gracias a Dios encontré en ti. 

 

A veces cuando logro pasar por tu lado

Me emociono, no pienso para hablar,

Me pierdo entre tus ojos, dos espejos

De mar, dos ventanas al cielo azulado. 

 

Hablar de ti, pensar en ti, pronunciar tu nombre

Es como si tuviera un trozo de cielo en mi boca,

Dulce e inmaculada manera

De tornar mí libertad en una actividad pensante. 

 

Irónica la vida, siendo tu la mujer que busco

Y no tienes tiempo para hablarme y no tengo tiempo para decirte:

mucho gusto, mi nombre es este;

Te puedo invitar a salir, que hermosa estas hoy. 

 

Cuando llega la hora de irme mi corazón me ordena

“Díselo y sal de esta incertidumbre”

Pero de nuevo estas ocupada y yo no quiero interrumpir

Esa ópera de canto, danza y música que se congrega en ti. 

 

Tal vez algún día te lo diga, tal vez antes que todo termine,

Aunque mi miedo sea mayor,

Tomare el valor de Perseo y el sentimiento de Orfeo para decirte:

“Que hermosa estas hoy, me gusta lo que haces".



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.