jorge enrique mantilla

CUANDO NO ES ELLA ...QUIÉN?

CUANDO NO ES ELLA…,  QUIEN?

 

Eres dulce, como el manjar de los dioses

Suave,  como seda esparcida

Pura,  como agua cristalina

Eres la palmera de ilusiones, que mece el viento

Soñadora de mis ideas,  que sueño

Da su vida,  por mi propia vida

Dios me la envió,  justo a mi medida

Y de su alma pura,  inspira mi pensamiento

 

Cuando me enfermo, es ella,  mi enfermera

Cuando río, es ella,  el eco de mi sonrisa

Cuando canto, es ella,  la inspiración de mi melodía

Cuando me impacienta la espera, es ella,  mi remanso

Cuando me desespero, es ella,  mi esperanza ida

Cuando grito, es ella,  el silencio de mi estancia

Cuando me inspiro,  es ella,  mi poema

Cuando juego, es ella,  mi barra arrolladora

Cuando estoy afligido, es ella, mi consuelo

Cuando estoy nervioso, es ella, mi valeriana

Cuando estoy aturdido, es ella mi remanso de paz

Cuando estoy acelerado, es ella la que merma mis ímpetus

Cuando estoy sudoroso, es ella la toalla que arrastra mi sudor

Cuando  de pasear se trata, es ella mi paisaje ideal del infinito

Cuando tengo frío, es ella la cobija que me da abrigo

Cuando de tomar un refresco, es ella mi helado favorito

Cuando la quiero besar, es ella el elixir de su boca sabrosa

Cuando de amar se trata, es ella, la tormenta que me azota

En la oscuridad de mi vista, es ella la linterna de mis ojos

En la intimidad de nuestros cuerpos,  es ella el refugio de mis pasiones

En la soledad ida, es ella mi amistad comprendida

En la intolerancia, es ella mi paciencia preferida

 

Cuando tengo emociones, es ella,  la pasión que me incita

Cuando me acaricia,  es ella,  mi delicia

Cuando mi cuerpo está erguido, es ella, la erupción de fuego

Cuando estamos entrecruzados, es ella, el nudo de nuestros cuerpos abrazados

Cuando la tormenta me azota, es ella, la brisa refrescante

Cuando no es ella…Quién?

Pues quién más, que mi adorada y consentida MUJER!

Cuando muera, quiero que ella, siga amando

Que yo,  desde el infinito, te estaré guiando,  para que seas feliz

Y que sigas esparciendo su felicidad,

Como las rosas florecidas, hasta más allá de la eternidad.

“Joreman”Jorge Enrique Mantilla- Bucaramanga- abril -20



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.