Jose Luis Santiago

GARUDA Y LOS GORRIONES

Que la luz de esta historia

se instale en vuestros corazones

y la enseñanza de su Divina gloria

la recordéis viendo a los gorriones

que vuelan alegres y juguetones

y piando cantan sus canciones

 

que broten de vuestros ojos

lagrimas amorosas y vivas

llenas de infantiles antojos

y bondadosas os llenen de gozo

y de la alegría del tierno sollozo

 

dos gorriones enamorados

se cortejaban en sus vuelos

y piando entusiasmados

copularon en el suelo

y junto al mar para su consuelo

un nido hicieron para sus polluelos

 

puso la hembra tres huevos

y con cariño los incubaba

con su marido que se alternaba

dando calor a los renuevos

y en un descuido el mar les arrebata

el nido y los huevos de forma inesperada

 

la pareja en vez de amedrentarse

le dijo al océano inmenso

devuélvenoslos o en consenso

con lo picos habremos de vaciarte

el mar y otras bestias empezaron a reírse

y los gorriones comenzaron sin abatirse

 

con firmeza y determinados

iban sacando el agua

y su empresa tan ardua

a oídos de Garuda había llegado

y Garuda el águila majestuosa

la montura de Dios, acudió misericordiosa

 

inmensa e imponente

se poso junto al mar

que le dijo gravemente

devuélveselos o yo te habré de vaciar

el mar tembló de miedo y de repente

devolvió los huevos asustado y reverente

 

dirigiéndose a los arrogantes

Garuda con voz profunda

dijo de forma tajante

quien de vanidad se inunda

será derrotado de forma rotunda

por mi Señor, que al humilde lo secunda

 

certera es esta historia

y en serio debe de ser tomada

ya que proclama la victoria

de la abnegación esmerada

de dos pajarillos que enamorados

lucharon y por Dios fueron amparados



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.