teboel

RIBERAS DE UN ADOLESCENTE

Riberas,

bastan algunos tallos de espadaña

péndulos de un ribazo

sobre el delirio del mar;

o dos camelias pálidas

en los jardines desiertos,

y un eucalipto rubio que se zambulla

entre surcos y locos vuelos

en la luz;

y he aquí que en un instante

invisibles hilos se me enroscan,

mariposa en un atelaraña

de temblores de olivos,de miradas de girasoles.

 

Dulce cautividad,hoy riberas,

de quien se entrega casi

a revivir un antiguo juego

nunca olvidado.Recuerdo el acre filtro que ofrecias

al extraviado adolescente,orillas:

en las claras mañanas se fundían

dorsos de colinas y cielo;en la arena

de las playas un amplio reflujo,un uniforme

temblor de vidas

una fiebre del mundo;y cada cosa

en sí misma parecía consumarse.

 

Oh entonces zarandeados

como el hueso de sepia por las olas

desvanecerser poco a poco;

volverse

un árbol rugoso o una piedra

pulida por la mar;en los colores

fundirse del ocaso;desaparecer carne

para surgir fuente ebria de sol,

por el sol devorada...

                             Eran éstos,

riberas,los votos del muchacho antiguo

que junto a una roída balustrada

lentamente moría sonriendo.

 

Cuánto,marinas,estas frías luces

dicen a quien desgarrado huía.

Cuchillas de agua revelándose entre aberturas

de lábiles ramajes;rocas oscuras

entre la espuma;flechar de vencejos

vagabundos...

                   ¡Ah,podía

creer un día,oh tierras,

bellezas funerarias,áureas cornisas

en la agonía de cada ser.

 

Hoy vuelvo a vosotras más fuerte,

si no me engaño,

aunque el corazón parece deshacerse

en recuerdos alegres y atroces.

 

Triste alma pasada

y tú,voluntad nueva que me llamas,

tiempo es quizás de unirnos

en un tranquilo puerto de sabiduría.

Y un día volverá la invitación

de voces de oro,de lisonjas audaces,

alma mía no ya dividida.Piensa:

trocar en himno la elegía;rehacerse,

no faltar más.

 

Poder

igual que estas ramas

ayer secas y desnudas y hoy llenas

de temblores y linfas,

sentir

mañana también nosotros entre los perfumes y

los vientos,

un refluir de sueños,un loco urgir

de voces hacia un fin;

 

¡y en el sol

que te viste,riberas,

florecer!

 

 

 

Leo2011Copyright Derechos reservados.

 

Comentarios8

  • clara1976

    Geniales versos Teboel, un placer pasar por tus letras.

    Besos y abrazos

  • PINONA

    Leo, disfruté mucho leyendo tus letras, por cierto muy inspiradas ¿verdad?

    Un fortísimo abrazo,

    Pinona

  • ZAHADY

    ¿QUIÉN PUDIERA DECIR QUE DE LA RAMA SECA EN QUE A VECES SE CONVIERTE NUESTRA VIDA PODER FLORECER Y CONVERTIRNOS EN PARTE DEL PASAJE TAN SOÑADO DE NUESTRA ADOLESCENCIA...?

  • roxy

    de las experiencias se nutre.. me encanta tu camino.. y tu escrito

  • Laguna azul

    EXCELENTE....AMIGO
    COMO SIEMPRE,,,,

    UN ABRASOOO,,,


    LAGUNA AZUL,,

  • Flor amante

    Bellisimo amigo, fue un placer
    abrazos

  • la negra rodriguez

    Bellos versos con sabor a añoranza y nostalgia, Se puede reverdecerm la esperanza.
    besos.

  • María B Núñez

    Toda una joya de poesía.
    Un abrazo.
    Feliz semana.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.