julio de guernica

Estallido

Quemándome en el fuego de tus besos,

bañándome en la luz de tu mirada,

mi piel por tu caricia acariciada,

dándote el corazón que tienes preso.

 

Buscando, para amarte con exceso,

el celaje de cada madrugada,

para encontrar tu imagen reflejada,

derramándome gloria y embeleso.

 

Quiero entrar por tu boca al paraíso,

ahogado en el perfume de tu aliento,

viendo el rostro de Dios en el momento,

 

en que mi alma y tu alma sin aviso,

se confunden en una,  de improviso,

para hacer estallar el firmamento…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.