alma

Tu cuerpo de Catamarca



Tu cuerpo es como la cuesta del portezuelo

Camino a Catamarca.

 

Un cerrito aquí

Otro más allá

Y un camino largo que baja y se pierde

En tu falo virgen

De amores que marcan.

 

Marcan la diferencia

Entre hedores y esencias.

 

Marcan a fuego

Mi existencia.

 

Largo el recorrido de mi luenga lengua

Para recorrer toda tu comarca

Verde

Con tu envergadura.

 

Tu fruto me apura

Quieres ya sembrar en mis albas ancas.

 

Ricura.

 

Luego ante el volcán de tu ente tieso

Múltiples vertientes

Salen al encuentro

De mi caverna oscura

Hecha ya simiente.

 

Te veo sonriente.

 

Mi cabalgadura.

 

Ternura.

 

Me das todo a oscuras

Todo lo que mi locura necesita.

 

Me excitas.

 

Me agitas.


No quiero yo espantar

A ese potro Miura.

 

¡Que gran calentura!

 

Toda esta locura.

 

Catamarca Catamarca

Tu cuerpo ya me abarca.

 

Baja mi barca por tu riachuelo.

 

Tu pañuelo.

 

Me está diciendo adiós mientras se marcha

Tu envergablanda.


Pero más madura.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios2

  • benchy43

    Simplemente genial ! Me arrancó sonrisas (porque a mí, hay que arrancármelas...). Mis cordiales felicitaciones.

    Cariños.

    Ruben.

  • joaquin Méndez

    Un hermoso poema amiga muy lindo.
    Abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.