Martin Rodriguez Trillo

02: 35 A.M.

 

                                                                     Vulnerat omnes, ultima necat

 

 

Facundo asoma de entre las piernas

de su madre exhausta.

Roberto muere;

tambien exhausto.

Acaso

no le queda otra.

Mariana y Pablo cogen, porque,

según dijo Fogwill,

el amor ya estaba inventado.

Andrés y Belén cogen.

Paola y Cesar cogen.

Una pareja en las antípodas del mundo

y otra más acá, cogen.

Tati se viste para salir a bailar

y Anahi

y Patricia

y Carmen

y Emilia.

A Roberto también lo visten.

Marcelo va a trabajar,

es guardia de seguridad,

al igual que al muerto;

no le queda otra.

Los perros ladran,

como todas las noches

y Facundo mira a su madre por primera vez.

Una sirena de fondo y los perros ladran.

Luis sube a María a su taxi,

va a la terminal.

Jorge eligió el colectivo.

Teresa lo perdió.

Rubí supo ser Claudia,

y ahora es una esquina.

La noche se escabulle,

se pierde entre tinieblas.

y siguen naciendo,

y Siguen muriendo,

y Siguen cogiendo,

siguen, tal vez viviendo,

siguen, siguen, siguen, siguen.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.