artimanayolvido

Cómplice

Hice cómplice a la noche
de tus sueños rotos,
tus ilusiones vanas,
tus pensamientos locos.

Hice cómplice a la noche
de tus tinieblas propias
las mismas que rasgan
tu corazón y alma.

Hice cómplice a la noche
de ti...
y de mi...
y mi soledad, fue cómplice.

Comentarios1

  • María B Núñez

    La soledad es la compañera y complice de nuestros desvelos.
    Un abrazo.

    Aprovecho para invitarte a visitar mis letras.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.