cebra

Éter

Una ninfa del bosque hubo una vez, 

y hasta ahora decide su historia contar,

pues así como sufrió,

no puede escapar de su inmortalidad.

 

Un espíritu del bosque es

desde que murió hace años cien.

Desde entonces vivió bien pero en soledad

hasta que sus amigos marcaron su final.

 

Supuso y siempre le dijeron

que no tendría una verdadera amistad,

y sin querer encontró su felicidad

en una existencia con efimeridad.

 

Éter no sabe ni supo odiar

y no se percataba de que podía amar.

Convivía siempre con otros en paz,

en armonía y aparente felicidad.

 

Conoció a demonios y a náyades también,

sus amigos fueron y los ayudó a triunfar,

hizo que aceptaran su real amor

y en todo momento los ayudó.

 

Un joven apuesto un día conoció

y así su martirio comenzó.

Contra su mundo atentaba,

la naturaleza como a nada odiaba.

 

Tres árboles más que a nada ella quería

y aquel joven que un día vio,

a todos sin piedad mató,

su mundo por completo destruyó.

 

Éter entró en completa depresión

pues lo que su mundo prohibía descubrió,

descubrió el compañerismo y la amistad;

mas todo se le arrebató sin piedad.

 

Muchos días, años talvés no paró de sufrir

pero aunque lo deseara no podía morir

y, un día decidió continuar bien por su amor,

continuar por aquellos a quienes  

incluso después de muerte adoró.

 

Comentarios1

  • joaquin Méndez

    Tres árboles más que a nada ella quería
    y aquel joven que un día vio,
    a todos sin piedad mató,
    su mundo por completo destruyó.
    Ay, ay, ay, madre mía que joven tan malo es.... no te conviene, de veras
    Besos y gracias por tu linda amistad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.