adefilnortuz

Alborada


Anoche,
fue muy real,
estabas conmigo,
y no había nadie más.


Los dos solos, con flameante pasión en los ojos,
desnudándonos en pensamiento,
sonriendo ante ese ancestral y divino juego.


Cruzando miradas, como si no nos conociéramos,
el coqueteo de tu ser me hipnotiza,
y me pierdo en un abismo cada vez que te muerdes los labios…


Incitándome a llevarte a la cama,
diciéndome con la mirada,
“tómame, soy tuya”.


Te acercas, me acerco,
me besas, te beso…


El toque de nuestros labios,
dan entrada a la pasión y el deseo,
y el choque de nuestras lenguas
va rompiendo el hielo.


Muy lentamente la temperatura sube…
la respiración se agita, y se dilatan los ojos,
tu corazón se acelera, y al darte cuenta que voy por más…
con una sonrisa y un brillo en los ojos,
me das permiso para avanzar.


Empiezo a liberarte de las ropas que asfixian tu cuerpo,
adiós blusa,
adiós pantalón,
adiós ropa interior.


Contemplo tu figura,
te detallo con infinito anhelo…
te sonrojas y me miras con pena,
pero en el fondo te excitas,
te excitas al saber que te veo con deseo.


Descubres tu cuerpo,
revelas tu alma para mi,
solo para mí.


Mis manos temblorosas acarician tu espalda,
erizando tu piel, dando rienda suelta a tu placer…


Te tomo entre mis brazos, con delicadeza,
me muerdes, me rasguñas,
me desvistes,
me excitas y te excito…
quedándonos desnudos,
para conciliar nuestro amor…


te beso los labios, el cuello,
acaricio tus senos, firmes y bellos,
milagros de la vida…
beso tus pezones que apuntan
en una sola dirección….
directo a la gloria.


Tu ombligo me da la bienvenida a tu vientre,
y bajo dando vueltas hasta llegar lejos,
llegar a un mar de pasiones,
un lago de sueños,
un manantial de amor…
Allí quedé atónito,
sacié mi sed.


Mis labios y mi lengua,
nadaron allí, nadaron en ti.
Nadaron llevándote al cielo,
donde pude escuchar a los ángeles.


Donde te pude escuchar,
mi boca cual colibrí,
bebiendo estaba del néctar de tu flor,
y tu, en éxtasis profundo,
gritabas y gemías desaforadamente,
querías más… pedias más… me querías dentro de ti.


Sin prisa pero sin pausa,
seguí recorriendo y conociendo tu ser,
con besos, con caricias,
me quemaba tu piel,
te conocí entera, como nadie nunca lo hará.
besé cada lunar, cada poro de tu cuerpo…


Me preparo para estar en ti,
para ser uno solo,
tu mirada me dice que no aguantas más,
que ha llegado el momento de llegar más allá…


Sin previo aviso, de repente y sin poder hacer nada,
me sorprendió la alborada,
tendido en mi cama,
quedé mirando lejos, a lo infinito…


Fue entonces cuando me di cuenta,
que era solo un sueño…
fue un sueño que no podre olvidar…
un sueño, el más divino, el más bello…
un sueño nada más.


27/03/2011

Luis " Luigy " Tortolero.
Adefilnortuz.

 

Comentarios1

  • Joana Wilchez

    muchas veces los sueños se hacen realidad no dejes de luchar por ellos... xD



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.