Pietro Marsetti

Sentir la despedida. Ideas de un adios.

Ver la ultima palabra resbalar,

El quiebre de la esperanza en los ojos

gota de sal, acida, liderando un río

voz fina, tono roto, sentirlo agudo.

 

Oler la suavidad de su piel

degustar lo esencial de un abrazo

fijar mi horizonte en tus ojos

verlo lejano, utópico, altiplano perdido.

 

Probar gotas de dolor

para luego sentir

venir el veneno en copa.

 

Concreto el olvido, dolida  el alama

partió volando, no acompaña.

Experimentar el ambiente mas ajeno a  la vida

inesperada la sensación de desalma.

 

La falsa presunción de que no hay escándalo

sentir una invisible presencia, incómoda, en el pecho

definirla como una daga invisible

pulsa el corazón por dentro.

 

Evitar lo impuesto por lo real, querer volar lejos de casa

fantasear con la vida de color rosa

convencerse del ocaso rápido del tiempo

esperar a que todo muera lento.

 

Débil a la orilla de los sentimientos

la razón se pierde, otra que se va lejos.

Intentar trazar líneas de esperanza, componer frases,

forrarse de versos, con alegría rota

todo resulta mas ajeno

 

Sensible una tarde al estar quebrada de encantos.

larga la noche de imágenes del pasado.

Dura la mañana al pensar que esta llena de olvido.

 

Frágil el espíritu al imaginar la belleza

pinchazo agudo que denota lo que se dice sensible.

 

Llegan notas al alama

sobre la vida que fue compartida.

Incitan a escribir con pluma, imaginario futuro.

Inseguridad abunda, corazón insípido, en qué se basa tu locura.

Dejar la hoja blanca, que la escriba el futuro.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.