mario horacio

El Príncipe



 

Hoy solo velan sombras, a vuelta del camino,
A un trágico cadáver, con su crueldad postrera.
Vindican las campanas al duque valentino.
Anuncian a los hombres el fin de una quimera.

Así cobran los dioses el revés de un destino.
Y ahora nada tiene quien de todo dueño era.
Inmortal se diluye, quien solo era divino.
Con rencor en la sonrisa, con valor por bandera.

Invicto fue a la muerte con terminante certeza.
Y cuelga con su gloria de un barranco profundo.
Confirman veinte lanzas su vida y su fiereza.

El último vástago de aquella cruel realeza,
El último príncipe que ha templado el mundo,
Aguarda bajo tierra que vuelva esa nobleza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.