AdelaVila

Aquella copa de vino

Sí, acepto esa copa de vino.

Pero, por favor, ¡abra el balcón!

Caballero lejos de mi intención

acaparar el aroma que desprende…

¡este delicioso “chateau”!

 

Vertámoslo pues,

en el escanciador de cristal de Bohemia,

aireará el angelical caldo,

fruto de semilla centrada

de uva cabernet sauvignon y merlot,

de tierra roja mimosamente labrada,

¡bebedizo de dioses y hadas!

 

Será que como todo gran reserva,

excelente se conserva

en barricas de madera de roble.

Igual que la esencia de vuestro corazón, 

¡culmen de inmortalidad!

 

En el espacio tranquilo y novicio

invita Wagner a un preludio…

Y fue ahí donde la razón viajera,

sucumbió prisionera.

 

Que sean las lágrimas de mi copa

la glicerina de su vino,

y mi cuerpo el bebedizo

que colme su fino paladar,

que aplaque su sed.

 

Y en aquel velado instante

el ensueño arropó el silencio,

los labios enmudecieron,

y el beso exquisito tocó el aire…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.