Martin Rodriguez Trillo

La huída

Hace cuarenta minutos

que quiere salir,

por eso golpea el vidrio.

La miro de a ratos

y me cago de risa por dentro;

no puede ser tan cabezona

esta mosca de mierda;

cuarenta minutos golpeando

un vidrio.

no sé qué busca,

ni para qué quiere salir;

nada hay afuera que

no haya visto antes.

Pero insiste y me empieza

a joder.

¡Quedate quieta, basta;

no golpees más el vidrio!

[Voy al baño y la escucho: zumbando, golpeando el vidrio.]

“…la policía incautó hoy treinta kilos de marihuana en un operativo al sur del conurbano bonaerense…”

“…It must not be thought that the remarks were addressed to me or to anybody but the…”

[Sigue intentando… Ahora la miro… me acerco despacio… aplasto su cuerpo contra el vidrio y una revista… la miro de nuevo… y me sonrío en el vidrio.]

“… ¿Hola? ¿Quién está del otro lado?

       _ Marta

       _ ¡Hola Marta! Bienvenida a… “

M.R.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.