Caballero de los Versos

Caballeros de los Versos ( I )

Vertiginosamente avanzo

en  los valles de sus pensamientos

y en aquel remanso de sus dulzuras

recuerdo el cariño de palabras

con aquel acento de su voz,

en la brisa me miro dentro de un lago azul

y me doy cuenta ¡que la extraño! Y le amo!

Solo así pasa el tiempo eterno

en aquel mustio alejamiento…

 

Hálito os te lo pido,

dejadme beber por última vez su aliento

Pienso en lo que deja en mí

en aquello que no te dejo ver,

en eso que no te digo cuando te miro,

en aquello que oculto tras la bruma

me miras...

tocas mis dedos con tus latidos,

sientes mi alma con tu ruego…

 

Y todo queda en ilusiones,

como si me escribiera un cuento de ti

o como si te atrapará en una lámpara

y bailamos en una bóveda de cristal…

Así dama mía, mi princesa

de mi hermoso palacio

decidme que necesitas?

Y yo te bajare el cielo

y sembrare estrellas en la tierra…

ocupare el ancho mar para que

sus profundidades tengan

solo por un momento

una lagrima de mí…

de mi corazón…

y cuando voltees estaré esperando

junto al reflejo de la luna…

amor mío. 

 

En aquellos instantes

de soledad pienso en ti...

Aunque no te vea,

aunque no estés, te puedo sentir…

La voz profana de la soledad

en mi cerebro revolotea

Tu nombre con el mío,  como mariposa vuelas

cada minuto es una situación candente

que me aísla de la realidad

y me conecta con tu pensamiento.

 

Pienso en ti, aunque no me creas,

aunque digas que no es cierto,

aunque pienses que te miento.

Solo aprendí a verte de lejos y

contemplarte cerca de mí...

Sin poder abrazarte...

¡No te miento!

Si ya hasta la  noche

es una daga en mi pecho!!!!

No se mas que decir amor mío…

pero mi armadura

siendo de plumas, ya pesa…

Solo se que te amo, y no entiendo

el porque estoy ausente de usted

y me pierdo en lo que callas,

y me  descubro algo entorpecido

por las horas que no nos hablamos.

 

¿Sabes?, en la rutina

de cada día he pensado en ti...

Ensillo mi caballo, lo alimento,

es mi fiel compañero de batallas indignas,

pero aun así te llevo en mi pecho

me he transformado en el arlequín

de la vida, un bufón que mira el cielo enamorado

ya nada me queda de Caballero

pero no me indigna la situación

por que te amo y no lo callare nunca.

 

He visto mis ilusiones tocarte,

 hasta he sentido que me llamas

cuando en el salón te veo pasar,

 la música hace énfasis en mis oídos

y me hundo en la mística poesía solo para verte volar

en las nubes llevándote mi corazón con tus alas.

No sé lo que llevas dentro…

 pero se que me llevas…así lo siento.

 

Misterio vehemente quiero sentir tus labios

solo me perdí en tu ojos de  tiernas pupilas

y sentí  esa sensación de amor frágil

o tal vez en un temor que no defino bien,

quizás solo me equivoco y me quieres amar…

 

Cuando te escribo de puño y letra, y mi sello va en ella

 tal vez entiendas que mi jerarquía no esta en lo que soy

esta en lo que deseo para ti, para mi, para nosotros…

esto lo digo siempre y lo sabes, en mí, lo imposible

no existe.

 

Pienso en ti y lo sabes,

cada mañana, cada tarde, te sueño,

a veces en mis frustraciones

en el léxico de lo profundo,

el letargo, lo que envuelve al alma

y la lleva al mundo de las cosas volátiles.

De la conciencia al no saber de ti, pero con  una paloma

En mi balcón me trae noticias de ti, y todo cambia…

Y todo sonríe, si hasta mi palacio es más bello…

 

Te pienso al cenit del sol...

Al color de la mañana…

Al crepúsculo, en el horizonte...

Y al cantar de mi almohada…

 

Siento, como pétalos de fuego  tus besos en mí,

como turbulencia en el agua de un río,

que parece la circulación de nuestra sangre,

ahí llevas mi corazón en tus manos como para estrujarlo

 junto a tu pecho, sintiendo uno solo al mismo tiempo,

yo en ti, tú en mí, los dos en uno,

solo que separados por nuestros cuerpos

pero juntos en nuestras alma….

Dejadme entrar en tu mundo de  bondad

Dejadme enseñar mi manera de amar

Dejadme conquistar tu corazón y el mío se vera

Fortalecido…

 

Dejadme que me pierda en el amor tuyo,

arrúllame en tus brazos y dormiré en tu regazo

como niño, déjame besar tus labios suaves y adentrarme

en los rincones de tu universo celestial,

Dejadme sondear tus fragmentos desde adentro

y elevarme en tu arco iris hasta el cielo.

 

Escribiré con la pluma de mi lengua

Desde tu frente hasta tus  pies, con pasión infinita.

Solo dejadme pensar en ti, luchar por tu corona

Porque has conquistado plenamente…

 

El corazón de este insigne

Caballero De los versos…

 

Comentarios1

  • Caballero de los Versos

    Buenos días amigos, estas líneas conforman partes de mi libro que lleva el mismo nombre, Caballero de los Versos. Un saludo desde chile.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.