Pasmo

Datos

  • Idioma original: Castellano
  • Género: Poesía
  • Año publicado: 2003
  • Ficha subida por: Sammantha, el 16 de junio de 2011
  • Ficha leída: 1099 veces
  • Calificación: 10/10
  • Usuario favorito de este libro: Sammantha.

Usuarios que han leído esta obra:



Usuarios que quieren leer esta obra:

Comentarios1

  • Sammantha
    Editorial: Trilce ediciones
    Año de edición: 2003
    Año leído: 2011
    Idioma: Castellano
    Páginas: 70
    Calificación: 10

    Poeta mexicano, ensayista, aficionado a los aforismos, y filósofo apasionado.
    "Existe en nuestro léxico un vocablo delicioso con el que se designa un estado de admiración: pasmo. El que no siente es, literalmente hablando un pasmado. Desde niños se nos prende esa palabra, en el repertorio de las valoraciones inconscientes, un cierto matiz desdeñoso y diminutivo [...] Y con ello le despoja de uno de los goces más auténticos y hondos del mundo: complacerse en contemplar pasmadamente las cosas o los seres, segregar esa fuerza de generosidad vital que es la admiración." Pedro Salinas (como paratextos)

    Los poemas incluidos en el libro pasmo son una detallada defición de cosas tan sutiles, una metafórica contemplación...
    "Un libro melancólico que no se puede leer cuando se está igual" escuché decir en la tele...
    [Las primeras prosas que me atraparon]

    "EL ROSTRO NO ES UN ANIMAL DOMÉSTICO

    En la mañana el perfil
    tiene las angulaciones del sueño:
    bajo los pómulos dos sombras se entretienen
    como espectros en un cuarto nuevamente habitado
    donde la luz dibuja, poco a poco,
    los contornos de siempre.

    Repites frente al espejo la oración de tus trazos.
    Las reprensivas cejas,
    la nariz sentenciosa te devuelven
    al sueño compartido.
    "De ahora en adelante-piensas-
    seré como mi cara."

    Y sales a la calle con pasitos campantes,
    jinete de tus músculos, seguro.
    "Muy buenos días, ¿qué tal?, ¿cómo paso la noche?"

    Pero no te obedece.
    Se han llenado en silencio de rasgos clandestinos.
    Debajo de los ojos dos bolsitas se inflaman
    como sacos de imágenes,
    y una joroba flácida, en lo alto del cuello,
    te echa en cara los vicios.

    Quieres reír radiante, pero el rictus que se tensa en tus labios
    asemeja un gusano;
    lachas contra la mueca
    pero no te obedece.

    Quieres que sea tu rostro,
    ser su amo, su dueño.
    Es ya tu propio espejo
    pero no te obedece."

    Se los recomiendo ampliamente, la "dichosa palabra" y yo.



Para poder comentar y calificar este libro, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.