¿Por qué la RAE rechaza el lenguaje inclusivo?

La Academia de la RAE ha rechazado el lenguaje inclusivo. El masculino será el adecuado para referirse a las oraciones que incluyan sujetos femeninos y masculinos. Si bien no resulta sorprendente que la Academia se reafirme en la vieja escuela, recordar que vivimos en estos tiempos de cambios pero que la ortografía no refleja nuestra lucha resulta un tanto frustrante. Da coraje pensar que quienes están al mando para guiarnos en el uso del lenguaje se apoyan en el patriarcado para expulsarnos de la norma. Aunque más coraje da que encima nieguen lo político que hay en el acto de definir nuestra ortografía y nuestra gramática.
 
 

¿Por qué sí Yutubero y no todas y todos?

Durante el mes de julio, Carmen Calvo, Vicepresidenta del Gobierno, solicitó a los miembros de la RAE un informe acerca de las modificaciones del texto de la Constitución para que reflejara una mayor paridad entre sexos. La respuesta de la RAE fue que no hay que confundir la gramática con el machismo y que, probablemente, los resultados de este debate (que se revelarán en diciembre) no presentarán demasiadas novedades.

Recientemente la Real Academia ha lanzado un libro de estilo ortográfico que, en teoría, se nos ofrece como una herramienta útil para no cometer aquellos errores sancionados por la Academia. Se trata del primer manual de estilo de nuestro idioma e incluye todas las modificaciones que se han ido realizando en los últimos años, y se encuentra especialmente enfocado en la ortografía.

En lo que respecta al lenguaje inclusivo, sin embargo, la Academia se muestra categórica. Asegura que se consideran innecesarias todas las variables de doble género porque contamos con el genérico masculino que sirve para ambos sexos. Así que «todos y todas», «todes», «todxs» o «[email protected]» se rechazan rotundamente. Por lo que no debemos esperar encontrar ninguna de estas expresiones en dicho libro.

Ha dicho Víctor García de la Concha, director de la Academia:

Y ahí es cuando yo me levanto y los miro a todos y todas, y me pregunto y les pregunto si están pensando lo mismo que yo. ¿Desde cuándo el género masculino se ha mostrado como el no marcado? Resulta inverosímil que estos señores no sean capaces de mirar el mundo y de entender que si exigimos un lenguaje inclusivo es precisamente porque su masculino no nos representa. Y viene a mi mente una lectura fabulosa que hice recientemente –La máscara infame. Actas de la inquisición a Eleno de Céspedes–, porque a veces siento que seguimos en ese tiempo en el que se creía que la mujer era un hombre que había nacido defectuoso. El mismo lenguaje de entonces es el que nos acompaña hoy, unos cinco siglos más tarde. E insisto: si no fue entonces inclusivo ese masculino, ¿por qué habría de serlo ahora?

Lo masculino como genérico o el chiste que nos perdimos

Hace un tiempo un compañero de trabajo me corrigió un error en un texto que yo había elaborado. No me preguntó qué conocimientos tenía del tema, ni cómo había realizado mi investigación o de dónde había sacado los datos, simplemente me dijo qué cosas no tendría que haber puesto y qué datos eran los correctos. Y agregó –por supuesto– que él tenía experiencia en el sector. Ya sé. Todas tenemos historias del estilo. Y es que a las mujeres no se nos pregunta acerca de lo que sabemos, porque los hombres dan por sentado que ellos siempre saben más, porque nacen con el poder en las manos, el poder que les da ese masculino que estos señores pretenden que creamos que es «no marcado».

Pero ellos no necesitan detenerse a pensar en estas cosas porque siempre van a estar incluidos en ese género. Y no se detienen. Por eso no se dan cuenta de que mientras ellos aprenden a vivir, nosotras tenemos que aprender a vivir y a demostrar que vivimos (y cómo). Sólo a nosotras se nos pide la excelencia, ellos pueden ser mediocres y recibir premios, y ocupar sillones con sus camisas almidonadas. Y pretenden que me crea que el género masculino es el no marcado. ¿Desde cuándo las mujeres hemos contado en ese género? Podríamos preguntárselo a Eleno de Céspedes…

Las prisas de la RAE por incluir términos como «tuit», «yutubero», «guasap» parecen evidenciar que sus representantes entienden de una forma bastante retorcida esto de adaptarse a los tiempos. El lenguaje debería ser una herramienta al servicio de todos, que revele la forma en la que nos comunicamos pero también la forma en la que deseamos vivir, que sirva para plantear nuevos desafíos en la integración social y esta respuesta categórica contradice todos estos fundamentos. De este modo, lo único que me dejan en claro estos señores es que para ellos sí la ortografía y el lenguaje son una cuestión de machismo: una herramienta para prolongar el patriarcado. Y que vengan a decir que no es una cuestión política.

En mi caso seguiré usando el lenguaje inclusivo. Mi forma de hacerlo es variar. Usar a veces el femenino, otras veces, el masculino, y dejar mis textos al buen mirar del lector; también en ocasiones combino ambos en una misma oración. Porque estoy convencida de que el hecho de que estos señores no se hayan dignado a modificar las reglas de la ortografía no tiene que ver con que consideren que no es necesario, sino más bien con que les molesta soberanamente que por fin nos hayamos levantado y no estemos dispuestas a que un par de acomodados nos digan lo que tenemos que hacer, qué escribir y cómo hacerlo. Pero seguiremos aquí. Y hablaremos para todos y todas, con ganas de salir de una vez por todas del Medioevo.

Comentarios9

  • Gallego Rey

    Quizás los miembros de la a RAE no tengan la misma prisa que otra gente en alcanzar el grado máximo de estupidez humana. Lo que para algunos es lenguaje inclusivo no es otra cosa que hacer por ley que todos seamos un poquito más imbéciles. Este artículo es una muestra más de hasta qué punto la idiotez campa a sus anchas.

    • Tes Nehuén

      ¡Muchas gracias por leerme, Gallego! La estupidez es sin duda una de mis virtudes. Un abrazo.

    • José Adolfo Fernando

      Es con personajes como el que escribe el mensaje anterior en que se ve la supremacía del género masculino por siglos de siglos....
      Que yo sepa no se quemaron a brujos sino solamete a "brujas" pues Satán alberga en la mujer...imposible entonces darle categoría de "humanas"
      A imbéciles como este Gallego Rey se debe que la Edad Media esté aún en todos las instituciones...

      • Tes Nehuén

        José, ¡exacto! El libro que menciono "La máscara infame" es un documento que data de la Edad Media y que reúne la experiencia de Eleno de Céspedes, la primera cirujana de España. Un transexual en los tiempos de la Inquisición. Sinceramente, es un libro maravilloso y creo que permite entender cómo si seguimos utilizando el mismo lenguaje de entonces estamos aceptando las mismas injusticias, y permite entender que a lo mejor no las consideramos del todo negativas... Da para pensar. Muchísimas gracias por leerme.
        Un abrazo.

      • bambam

        Esta figura del lenguaje, la iniciaron los políticos en sus discursos, no violan ninguna regla, pero se oye feo al oído.
        Un grato saludo
        Juan E Ruiz T.

        • Tes Nehuén

          Muchas gracias por tu lectura y tu aporte Bambam.
          Un abrazo.

        • svanegas

          Tienes toda la razón, Tes. Ciertos personajes continúan en la era oscurantista -donde se sienten cómodos-, y no quiewren entendeer

        • svanegas

          Tienes toda la razón, Tes. Ciertos personajes continúan en la era oscurantista -donde se sienten cómodos-, y no quieren entender que los tiempos cambian ... y la lengua también.

        • Hermes Antonio Varillas Labrador

          A propósito de tan acalorada y espinosa polémica, una reflexión para derrumbar el falso paradigma impuesto por el régimen venezolano en su afán de destruir hasta nuestra educación.... ¿Tú también dices amigas y amigos, niños y niñas, doctores y doctoras, ministros y ministras
          https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10201032301704168&set=a.10205404778453354&type=3&theater

        • Hermes Antonio Varillas Labrador

          Me permito recomendar humildemente dos de mis libros dedicados al tema del idioma castellano, de la gramática y la ortografía en un género muy singular: el lírico. Con la adquisición están apoyando un SOS en Venezuela a la labor que realizamos en mi equipo #FormandoCiudadanía & #ElArcoIrisDeLosNiños
          Poético Potosino
          Por Caminos de Mil Tinos Cervantinos
          https://www.autoreseditores.com/libro/10487/hermes-varillas-labrador/poetico-potosino.html

        • Hermes Antonio Varillas Labrador

          Por Caminos Cervantinos - II Parte
          https://www.autoreseditores.com/libro/11464/hermes-varillas-labrador/por-caminos-cervantinos.html

        • susan collazo

          Yo le entiendo a usted, pero desdoblar el lenguaje, en mi modesta opinión, tampoco sería la solución. Mire, mi hija es piloto y si nos referimos a ella aunque sea en masculino en la profesión no podemos decir "el piloto" sino "la piloto", y ahora yo reflexiono y, me pregunto,¿qué es más importante, que introduzcan en el lenguaje el femenino, o que mi hija (nacida de gente humilde) haya llegado tan arriba, y que haya alcanzado la profesión destinada a la mayoría de hombres? estaremos de acuerdo que lo segundo..Los méritos son los que sirven, y las mujeres no pueden alcanzar sus objetivos en "falso" por que, entonces, no los alcanzaran de verdad.
          Un saludo.



        Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.