El lenguaje, marcador cultural para medir el paso del tiempo

El lenguaje, marcador cultural para medir el paso del tiempo

Los tiempos cambian a un ritmo acelerado. Nuestras costumbres varían, y algunas se interrumpen para dar lugar a otras nuevas. Y con ellas aparecen innovadoras formas de entender la vida y relacionarnos. Y el lenguaje es una entidad en la que esos cambios se ven directamente.

El lenguaje se ve afectado por el paso del tiempo y permite establecer paradigmas entre una generación y otra, que nos ayudan a entender a las sociedades a través de las palabras y las expresiones comunicativas que imperan en ellas.

El lenguaje como marcador cultural

Un marcador cultural es un elemento que sirve para analizar el rumbo que adquieren las relaciones en una sociedad. Según la antropología lingüística, conocer el léxico y los usos lingüísticos de una determinada población, puede ser fundamental para comprender su historia y las relaciones jerárquicas que en ella se perfilan.

Se considera al lenguaje como un marcador cultural porque existe en una sociedad determinada (en un tiempo y un espacio particular) y, fundamentalmente, porque no se trata de algo estático, sino orgánico. La lengua se modifica con el correr del tiempo y van creándose vocablos que sirven para responder a las necesidades comunicativas de un tiempo en particular.

Además, el manejo del lenguaje es diferente dependiendo de la edad y el estatus social de las personas, por tanto, saber cómo alguien se expresa permite conocer a qué grupo social pertenece. Así mismo, para quienes formamos parte de la realidad actual, es una herramienta fundamental para desenvolvernos. Conocer el lenguaje y amoldarnos a él es la mejor forma que tenemos de avanzar, de integrarnos y de conseguir que los demás confíen en lo que estamos diciendo.

El lenguaje es un marcador cultural por dos razones.

  1. En el presente: Nos permite desarrollarnos en un entorno específico.
  2. En el pasado: Al estudiarlo podemos aprender de una época y entender los acontecimientos que tuvieron lugar en ella.

El lenguaje, marcador cultural para medir el paso del tiempo

El lenguaje y los medios de comunicación

Actualmente el lenguaje se ve afectado por lo que imponen las nuevas tecnologías. Internet, es uno de los ámbitos en donde se pone a prueba y se plasman las estrategias de comunicación. Pero todavía no ha llegado a su máxima expresión. Tal es así, que en el presente manifiesta ciertos aspectos a los que todavía no nos acostumbramos, como lo es la protección de la privacidad.

Lo que antes era privado ahora se ha convertido en material público; cualquier cosa que digamos en una conversación puede volverse viral y traspasar fronteras que ni imaginamos. Existe un historial digital que no podemos controlar y que permite que nuestras conversaciones, comentarios, artículos y publicaciones queden indexados en los buscadores. Y, por ende, almacenados para siempre en la memoria de ese gran mundo que es Internet.

Esto, si lo pensamos exhaustivamente, puede causarnos un cierto vértigo y hasta rechazo. Pero si estamos inmersos en este mundo es inevitable. No podemos ser todo lo anónimos que deseamos y no podemos decidir qué cosas se muestran y cuáles no. A menos que nos armemos de una estrategia meticulosa que no trasgredamos nunca.

El lenguaje, marcador cultural para medir el paso del tiempo

La escritura como algo público

Gracias a que las redes sociales y las nuevas plataformas de distribución, de carácter abierto, los comentarios tienen un eco descomunal; un mensaje puede quedar amplificado a una velocidad impresionante y realizar un recorrido que podría poner en riesgo nuestra estabilidad. Por eso, nos aconsejan ser cuidadosos en aquello que decimos.

La relevancia que ha adquirido la escritura pública en los medios de comunicación preocupa a muchas personas, por eso que se conoce como reputación digital.

No obstante, todo ese miedo se anula cuando descubrimos las importantes propuestas que hay en Internet esperándonos. O mejor dicho, esperando a aquel que se encuentre más despierto y sea capaz de aprovechar lo que tiene entre sus manos.

El lenguaje, marcador cultural para medir el paso del tiempo

Crear personajes = Vivir

Usar Internet es escribir. Es fabricarnos tantos personajes como páginas visitemos. Tenemos un perfil profesional, uno para nuestros amigos, otro para los sitios donde compramos, y así cientos de cientos.

Y aunque esto nos alarme, no difiere tanto de la vida real, en la que también tenemos muchos personajes. Después de todo, no vamos al supermercado a contarle al cajero cómo ha sido nuestra jornada laboral o si tenemos o no problemas en casa; le contamos cosas fútiles para pasar un instante agradable. He aquí uno de nuestros personajes. Y al llegar a casa tenemos un trato diferente con nuestros hijos y nuestra pareja; dependiendo de lo que compartamos con cada uno. Otros dos personajes.

Internet puede parecer algo artificial, pero si miramos con atención nuestra rutina, posiblemente también le encontremos muchos aspectos de artificialidad. Y en el fondo esto no es lo relevante, sí lo es la manera en la que interactuemos con el medio y las razones por las que escojamos un personaje u otro.

Permitir que Internet nos sirva para mejorar nuestras vidas es una excelente alternativa. Adaptarse y aprender a utilizar las nuevas herramientas puede ser fundamental para conseguir entablar lazos cercanos con personas o entidades que nos ayuden a crecer y a desarrollarnos profesional y personalmente. Y en estas circunstancias, aprender a decir algo rápido y de forma directa puede ser una de las mejores maneras de aprovechar las cualidades de los medios digitales. Y, ante todo, preocuparnos por llevar un historial sin garrafales faltas de ortografía.

No importa si nos adaptamos o no, el lenguaje cambia y seguirá haciéndolo. Y lo ideal sería que pudiéramos subirnos al tren y aprovecharnos de las nuevas tecnologías para enriquecer nuestras vidas. Y ser parte del cambio, para medir el paso del tiempo a través de nuestra adaptación al nuevo o los nuevos lenguajes.

El lenguaje, marcador cultural para medir el paso del tiempo

Comentarios2

  • Rapsodico

    Habrá que apuntarse a Twiter ;)

  • Rafael Merida Cruz-Lascano

    EXCELENTE ARTÍCULO . Siento que así es. Obligatorio de que nos adaptemos.

    Gracia.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.