El trabajo de hormiga del escritor

El trabajo de un escritor no sólo consiste en tener una idea y plasmarla en unas cuantas hojas, es una labor de hormiga, donde la satisfacción no es permanente, donde hay etapas de cerrazón y frustración y para cuya realización hace falta contar con una gran perseverancia.

La labor del escritor no consiste en escribir un libro, sino en vivir en muchos libros. Se trata de una forma de vida; no se puede aspirar a ser un gran escritor sino se siente un fuego dentro que te incite a sentarte, a aislarte, a dejar las cosas vanas de la vida y abocarte en cuerpo y alma a las letras, a aceptar ese camino solitario, donde pocos encontrarás que entiendan tu forma de ver la vida y muchos menos que deseen compartirla.

Descubrir la pasión por las letras

Desde la infancia los autores se van formando, leyendo vorazmente, consumiendo todo tipo de teorías literarias y afanándose por reconstruir en una hoja sus sentimientos o incluso historias que les vienen a la mente. Sin embargo, el trabajo duro comienza cuando te das cuenta que realmente querés dedicarte a eso y a nada más, entonces descubrís que no te basta conocer el lenguaje ni haber leído muchos libros, tienes que aprender los trucos del oficio, crear tus propias reglas, pulir tu estilo para que sea auténtico.

Un escritor, de acuerdo al género que cultiva, debe interiorizarse acerca de las técnicas recomendadas para ese estilo y la estructura que se espera; por ejemplo en el caso de una novela debe conseguirse un planteamiento atractivo del tema principal, un nudo y un desenlace y saber escoger bien a los personajes y escenarios.

Es importante tener idea de cómo elaborar una trama principal y subtramas, y que todas puedan amoldarse y aportarle algo a la historia que se va a contar; además antes de comenzar se debe tener claro quién va a narrar esa historia, alguno de los personajes, el propio autor…si el narrador será omnisciente o narrará en primera persona, en fin esas cuestiones que le darán un estilo único a la obra y que la modificarán rotundamente.

De todas formas con todo esto no es suficiente es necesario contar con un cierto talento y una fuerte pasión, estar dispuesto a dejar todo por escribir, porque es una tarea ardua y que muchas veces te hará decepcionarte de vos mismo.

Dedicación y perseverancia

La fase de creación para muchos escritores es la más bonita pues no tienen que estar centrándose en las estructuras y se dejan llevar por la imaginación, sin embargo cuando llega el momento de trabajar sobre lo ya escrito es cuando se prueba el verdadero amor. Aquellos que se arman de paciencia y se sientan día tras día frente a ese manuscrito hasta conseguir que tenga la forma que desean, indudablemente tienen una conexión con las letras que no pueden esconder.

El momento de la corrección es muy importante, una obra que no ha recibido los retoques que necesita puede convertirse en un mal libro, a veces en esos mínimos detalles que otorgan desprolijidad a una novela reside el fracaso la misma. El autor debe estar dispuesto a olvidarse de todo y concentrarse en la corrección, a pasarse horas, días y meses revisando una y otra vez los fragmentos hasta convencerse de que es lo mejor que puede hacer.

De todas formas, el mayor desafío del escritor está en saber cuando parar, corregir y perfeccionar está muy bien pero en algún momento hay que decidir que la obra está lista para desprenderse de ella, es una decisión difícil, pero hay que tener la entereza para aceptar cuando ha llegado este momento y decir, ¡Ya está!

Éste es uno de los oficios más solitarios, por eso es necesario estar dispuesto a afrontar esa ausencia de compañía en los momentos de creación, y abocarse a la tarea de escribir y escribir, olvidando el resto de la vida a nuestro alrededor. Una vez publicada la obra podrás librarte de la soledad en las presentaciones, entrevistas y demás actos.

Si nos dedicamos a las letras es de vital importancia que leamos mucho, y que al tener un libro en nuestras manos hagamos diferentes lecturas sobre él, una de ellas para disfrutar de la historia y vivir la obra como meros lectoras, y otra para entender la forma de razonar y de idear la historia que tuvo ese autor, de ese modo podremos tomar lo que a nivel estilístico y estructural tiene ese escritor para ofrecernos y así enriquecer mucho nuestro arte.

Es importante destacar que son pocos los escritores que pueden vivir de lo que escriben, la mayoría deben trabajar de otra cosa; dan clases, son periodistas o realizan otras labores; por lo que ni siquiera pasar horas enteras acomodando una obra les permite librarse de otras responsabilidad, pero la satisfacción que genera el haber terminado es tal que merece la pena. Cabe señalar que vivir de los libros no es sinónimo de ser un gran escritor, a lo sumo de dedicarse a temáticas más populares.

Encontrar una editorial

Por último, una vez concluida la obra hay que conseguir una editorial que la acepte y esté dispuesta a publicarla; una vez enviada la obra la espera puede durar hasta un año y en muchos casos ni siquiera se toman la delicadeza de responder, simplemente la descartan y el autor debe dar por sentado que su obra no era lo que esperaban.

Trabajar duro de todas formas no es sinónimo de terminar bien y mucho menos de obtener una obra que sea aceptada por las editoriales; es necesario tener presente que de todos los escritores que terminan sus obras, tan sólo un 5% consigue editoriales interesadas en publicarlos.

Por otro lado, es bueno tener en cuenta que no siempre el éxito de una obra está relacionado con su belleza o calidad, influye mucho la publicidad que se haga sobre ella, por eso antes de publicar tu primera obra intenta contactar con las editoriales y preguntar si esta tarea corre por cuenta de ellos y debes realizarla tu, a veces conviene pagar un poco más y que ellos, expertos en el tema, se encarguen de llevar tu obra a librerías y hacer la pertinente publicidad, en algunos casos incluyen presentación de la obra en actos, firma de ejemplares, etc.

Escribir es entregarse a una tarea preciosa, cautivante, y es un acto solitario pero que pueda brindarte una dicha muy intensa, el saberte capaz de terminar una obra de arte, el saberte elegido por la vida para desempeñar una hermosa actividad.

Les dejo un fantástico reportaje a Rosa Montero, cuando presentó su obra “Historias del Rey Transparente” en México, en ella comparte cómo le llegan las historias y qué significa la literatura para ella, espero que les guste tanto como a mi.

Comentarios5

  • Plagio Mental

    Ah, ¡Interesantísimo!

  • miguel h garcia

    Muy difícil ser escritor pero no imposible. Verdaderamente la persona que se dedica a las letras es un incontrolable ermitaño: vive en la soledad pero, acompañado de sus seres incrustados en su mente y buscando ser uno de sus protagonistas antagónicos o secundarios. Es fascínate escribir, pero se necesita sacrificar todo lo material paras alcanzar este sueño. Su obra plasmada en el alma y corazón de sus lectores.
    Gracias muy didáctico e ilustrativo este interesante artículo.
    Miguel h.

  • Espigol

    Creo que es una forma sencilla de dar a entender lo que significa ser escritor, tomo buena nota. De muy joven escribia, de hecho siempre he ido escribiendo alguna cosa, y me identifico plenamente en la forma de describir al escritor y a alguna de sus pasiones y exigencias. Ahora, como en el otoño, o en cualquier atardecer de monte abierto, ...cuando en la vida de uno se empieza a llenar de silencios, tengo la inmensa necesidad de encontrarme con el apasionado, el reflexivo y, quizás, tambien, con el romántico que vivió en mis adentros, y seguir como buenos amigos, caminando juntos el resto del camino... Quiero, más que una aventura, continuar viviendo. Eso sí, aunque sea a suspiros

  • Elsy Alpire Vaca

    Interesante y valioso artículo, principalmente para los aficionados, ya que los grandes escrtores ya tienen su fama bien ganada, pero los principaintes pueden aprechar fantásticamente estas enseñanzas. Grcias.

  • Graciela Dantes

    Ser escsrito no es nada facil y muy cierto que se beben muchas frustraciones, pero cuando se logra el objetivo es lo mas maravilloso del mundo.

    Buen reportaje es este.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.