Consejos y herramientas para escritores

Una de las preguntas más comunes entre las personas que quieren dedicarse a escribir es ¿Cuál es el mejor curso que existe para aprender este arte? Yo me suelo preguntar ¿Realmente alguien puede convertirse en escritor haciendo un curso? En este artículo intentaré dar mi punto de vista sobre estas cuestiones y ofrecerles material que pueda servirles para mejorar en su escritura, el cual me ha sido de mucha utilidad.

¿Cómo aprender a escribir?

En primer lugar es necesario aclarar que los talleres literarios son una herramienta no una poción mágica. A través de estos cursos se pueden adquirir técnicas y agilizar ciertos aspectos que hacen a nuestra redacción; pero es importante que no sean realizados con la idea de que nos cambiarán la vida, sino tan sólo que aumentarán nuestros conocimientos.

Para ser escritor no basta hacer tal o cual curso o estudiar esta o aquella carrera universitaria, como todo arte, la escritura se lleva en la sangre. Es cierto que puede aprenderse el oficio de redacción, pero redactar no es ser escritor como tampoco cantar acompañándose con una guitarra es ser cantante. Para ser escritor hace falta en primer lugar una sed de expresarte a través de las palabras escritas y una necesidad absoluta de que aquello que expreses sea comprendido por quien lo lee; y si no se tiene esa pasión, por muchos cursos y talleres que se realicen nunca conseguiremos convertirnos en uno de ellos. Aunque sí podremos aprender a escribir de forma correcta.

Un taller literario puede ofrecernos muchas herramientas para realizar de manera correcta nuestro oficio, sin embargo aquellos que desean mejorar su escritura es bueno que tengan presente que los talleres literarios no son la única forma de crecer y aprender y que pueden acceder a los recursos necesarios para dicho aprendizaje a través del estudio como autodidactas.

A decir verdad, no tengo nada en contra de las Universidades pero considero que no son el espacio ideal para todos; algunas personas necesitamos más libertad a la hora de realizar nuestro aprendizaje y esos lugares no nos permiten explorar al máximo nuestras capacidades. Por eso, el mejor consejo que puedo darles a aquellos que tengan una forma similar a la mía de entender el aprendizaje y los conocimientos, es que se lancen en la búsqueda de los conocimientos de forma independiente. En las bibliotecas podrán encontrar cientos de libros que podrán ayudarlos muchísimo en esto, y depende de lo que quieran aprender a cada momento podrán optar por uno u otro; además existen muchas herramientas disponibles en Internet (porque no todo es malo allí ;-)).

Sin embargo, a veces aprender solo es una tarea muy desgastante y algunas personas no la soportan, porque necesitan una estructura que los contenga; para ellos es recomendable un curso o taller literario, donde puedan encontrar a un profesor que los guie y los ayude a comprender su propio caudal y encauzarlo correctamente. De lo contrario, estas personas se frustrarán y se sentirán decepcionadas por sí mismas.

Por si no ha quedado claro, lo que quiero decir es que cada persona es un mundo y por ende los escritores también; que uno necesite un taller para explorar al máximo sus capacidades no implica que sea menos capaz que otro que no lo necesita. La compañía y el aliento en los momentos cruciales de la creación cada uno puede encontrarlos en diferentes personas o actividades, cada uno sabe qué es lo que puede ayudarlo más y mejor a enriquecerse como artista para dar lo mejor de sí al mundo. Lo imprescindible es saber encontrar el propio camino y no abandonarlo por muy difícil que sea.

Lo fundamental al escribir

Algunos escritores cuando se les pregunta acerca del arte de escribir suelen decir que lo fundamental al escribir no es qué vamos a contar sino cómo vamos a hacerlo; disiento completamente con esta manera de entender la escritura, y les diré por qué.

Saber qué vamos a contar es lo primero que tenemos que tener en cuenta, si no tenemos algo importante que decir ¿cuál es el objetivo de escribir? No, lo que vamos a decir es tan importante como la forma que utilizaremos para hacerlo, lo que no debe ocurrirnos es que nos centremos sólo en lo que estamos expresando y nos olvidemos de la estructura o de todo lo que hace a la narración. Sobre todo porque posiblemente lo que resulte de ello sea un texto desordenado y sin sentido que no ofrezca nada relevante por ser de imposible comprensión.

Una vez se sabe qué y se encuentra el cómo, hay que ponerse manos a la obra y tratar de expresarse de la mejor forma posible, a fin de llegar a los potenciales lectores y ofrecerles aquello tan importante que estuvo explotando durante semanas y años nuestro cerebro, pugnando por salir.

Algunas lecturas recomendadas

Personalmente, la forma en la que más aprendo es leyendo a otros escritores. En el caso de la poesía, empapándome de los versos de todo poeta que llegue a mis manos, sin discriminar en nada, leyendo y captando todo lo que la poesía puede ofrecerme, y tratando de comprender por qué este poeta dijo esto de esta forma y por qué no dijo aquello. Me gusta desmenuzar cada verso y entender qué hay de fondo, más allá de los aromas, más allá de las palabras, antes de todo eso… quedándome con una estructura hueca, donde pueda ver el alma de ese poema.

En lo que a narrativa se refiere, puedo decirles qué hago yo y si les sirve, ¡genial!
En primer lugar me lanzo a escribir movida por la inspiración. No me gusta frenar o corregir, sólo escribir libremente, sin importar los errores gramaticales o de puntuación. Cuando siento que he dicho lo que quería, cierro el cuaderno y lo dejo estar. Vuelvo a agarrarlo al día siguiente, o cuando han pasado algunos días, y lo releo. Voy parándome en cada palabra y entendiendo si es o no necesaria y si podría decir las cosas de otra forma en la que quedaran más claras. En ese momento, surgen dudas de estilo o incluso de estructuras gramaticales, entonces recurro a todas las fuentes que pueda para aprender lo que necesito. Suelen serme de mucha utilidad el diccionario de la RAE de dudas idiomáticas y algunas herramientas de Internet como El Castellano o el Diccionario Panhispánico de dudas.

Además me apoyo en la lectura de otros autores. Recomiendo la lectura asidua no sólo del género que cultivemos, sino también de otros, a fin de ampliar nuestros horizontes.

Es muy interesante leer obras que estén orientadas a los lectores-escritores, a través de las cuales los escritores nos ofrecen su visión de las letras y del proceso creativo y con las que podemos llegar a comprender su arte. Recientemente me han recomendado la lectura de “Quiero ser escritor” de la escritora cubana Julie de Grandy; por lo visto está orientada a ofrecer al escritor recursos para evitar caer en clichés o tópicos comunes en este oficio.

Otras lecturas que pueden ser de mucha utilidad, las cuales recomiendo altamente son “La loca de la casa” de Rosa Montero y “Cartas a un joven novelista” de Mario Vargas Llosa. Es cierto que existen muchos libros de autores clásicos que pueden ser sumamente enriquecedoras para los que deseamos crecer en este arte, sin embargo creo que leer a escritores de esta era puede ser ideal si se desea llegar mejor a los lectores .

Para terminar les dejo un vídeo que me encantó; se trata de 10 consejos para escritores hechos por César Mallorquí. Espero que les guste.

Comentarios4

  • Elsy Alpire Vaca

    Interesante artículo, pero el Video no tiene buena audición, lamentablemente. por lo demás gracias por ilustrarnos cada día.

    • Tes Nehuén

      Elsy, Muchas gracias por tu comentario. He vuelto a mirar el vídeo y se escucha muy bien, así que supongo que será un problema de tu ordenador.... ¿Has probado actualizando el navegador? o ¿tal vez utilizando cascos o altavoces?
      Un abrazote!!

    • Delfina Acosta

      COINCIDO EN MUCHOS PUNTOS CONTIGO, TÉXIL.
      FELICITACIONES.

    • el angel solitario

      excelentes tus consejos, soy una joven escritora que busca la forma de que su imaginacion llege al mundo. Me serviran bastante

      gracias

    • Carlos Dos Santos Daniel

      No hay una sola cosa que hayas escrito en la que no tengas toda la razón, yo estoy contigo 1000%, excelente y exquisito artículo.

      Un abrazo en la distancia.



    Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.