José Manuel Fajardo, respuestas en 280 caracteres

Seguir en Twitter la cuenta @FajardoJM permite entrar en contacto con un traductor, periodista y escritor que nació en la ciudad española de Granada. José Manuel Fajardo, el autor en cuestión, logró gracias a sus obras tener visibilidad fuera de su tierra natal, por eso es interesante hacer foco en su figura: así, pues, al encontrarlo en un evento cultural o al descubrir un material suyo en librerías de cualquier rincón del mundo, sabremos bien de quién se trata.

Ya con una novela terminada a la espera de ver la luz para renovar el interés de críticos y lectores, y en la previa de su presentación en la Feria del Libro del Eje Cafetero que comienza hoy en la localidad colombiana de Pereira y se extenderá hasta el próximo domingo, este hombre que años atrás fue recompensado con el Premio Alberto Benveniste respondió con entusiasmo un cuestionario de Poemas del Alma que anima a expresarse en escasos caracteres.

De querer apreciar sus habilidades literarias tras completar la lectura de esta nota, agenden títulos como “Mi nombre es Jamaica”, “A pedir de boca”, “El converso” y “Una belleza convulsa”, por ejemplo.

¿Qué has dejado en cada lugar donde residiste y qué te llevaste de esos lugares?
– Amigos, porque son los amigos los que definen los lugares. Y me he llevado su amistad, los lazos que hacen que no me vaya del todo. También he dejado libros, mi biblioteca sufre sangrías periódicas para que pueda entrar en cada casa.
¿Cómo imaginas que sería tu vida sin un libro por disfrutar o escribir?
– No me la quiero imaginar. Los libros fueron la ventana de papel por la que me escapé de niño de un mundo que detestaba: la vida gris de una familia pobre en un país dictatorial. Y escribiéndolos, mi vida ha ido haciéndose más grande. Si me faltaran la vida sería claustrofóbica.
¿Qué aprendizajes te dejó el desarrollo de “La estrella fugaz”, una obra dirigida al público infantil?
– Lo difícil que es escribir literatura infantil. Ese cuento me enseñó a respetar a los autores de ese género. También a darme cuenta de que puede ser una vía sutil para ayudar al niño a asumir el lado doloroso de la existencia. Por eso prefiero los cuentos que no son ñoños.
¿Cuál es la novela de tu autoría que más orgullo te genera? ¿Razones?
– Quizás la primera, “Carta del fin del mundo”, porque con ella me demostré a mí mismo que podía crear una ficción. Ser escritor puede ser un sueño, una aspiración, pero no es nada evidente. Escribir la primera novela es responder a la pregunta clave: ¿seré capaz?
Teniendo experiencia como traductor, ¿qué pretendes cuando se adaptan textos tuyos a otro idioma?
– Cuando traduzco textos de otros quiero que suenen como si se hubieran escrito originalmente en español. Cuando son mis textos los traducidos quisiera que sucediera igual en esa otra lengua. Por eso prefiero tener un solo traductor a cada idioma, para mantener estilo y voz.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.