Antonio Gamoneda

Incandescencia y ruinas (I)

 Poema siguiente


Yo invoco la cabeza
más sagrada que exista
debajo de la nieve.

Mi corazón azul
canta purificado por el silencio.

Poema siguiente 

 Volver a
Antonio Gamoneda